OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Como si se tratase de un pecado querer empatar el discurso con la realidad, los comentaristas de los medios masivos de comunicación son mandados a convencer a todas luces que AMLO de marcha atrás a muchas de las promesas que él hizo en campaña y una de estas es que no usará el avión presidencial, entre otras. Todo indica que las burlas de los dueños de las comunicaciones en México se entercan en hacer que AMLO use los privilegios a que todo presidente tiene “derecho”, de esa manera, si lo convencen, poder decir que no es diferente a los demás. De igual forma es tanta la presión que hacen los medios para recuperar, nada más y nada menos, que los recursos que ya ven perdidos con el cambio de régimen en este asunto de la prensa pagada. Infringirse dolor por la escasez de privilegios y de la excesiva soberbia y orgullo en que se han montado los comentócratas, queriendo que el pueblo entienda mal la acción de AMLO de viajar en las aerolíneas comerciales, que para él no tiene ningún inconveniente hacerlo, pues aprovecha el momento para estar en contacto más estrecho con el pueblo de México. Esta claro que la trampa de los poderosos es hacer que AMLO pruebe las miles del poder económico para luego entonces meterlo por la ruta del ego y de esa manera ande por el camino que ellos siempre han querido que camine: el poder que da el dinero ajeno. Los hombres del poder o los hombres que siempre han mandado en México no paran de estarlo amenazando con situaciones que no ocurrirán o que ocurren únicamente en las mentes de ellos.

Hacen el escándalo del año cuando AMLO hace declaraciones que les raspa en todos los sentidos. Los empresarios poderosos y los políticos que no ven la forma de mantener sus privilegios y que quieren forzar a AMLO a que pruebe las mieles del poder y con ello convertirlo en uno más de ellos.

Los deseos de grandeza únicamente los tienen aquellos que son más pequeños.

Sabemos que la forma más sencilla de ganar adeptos en los círculos de millonarios es haciendo al sujeto partícipe de lo mismo que ellos viven. Hacerlo probar las mieles del poder es el objetivo de los poderosos para corromperlo y siga AMLO la línea que ellos mismos le marcarán una vez que sea parte del pequeño círculo. La estrategia para hacer de AMLO un converso activo o sea uno de ellos, es casi la misma que han usado con todos los presidentes electos en México, darles poder y dinero para luego entonces someterlos al juicio de los millonarios políticos y partir de ello, sacarle contratos a modo para seguir teniendo el poder sobre la nación entera. De lo anterior viene el concepto de gerencia. Misma que no niega en absoluto que la jerarquía se establece con el andamiaje del poder económico y dispuesto a servirles a quienes le otorgan la capacidad de la formalización mediante la firma del presidente. El descarrilamiento de AMLO no está en que pierda la presidencia, sino más bien en que asuma los privilegios en los que han sucumbido los anteriores presidentes, dejando a la deriva los intereses de la nación para endosárselos al pequeño número de poderosos. Una estrategia perversa pero efectiva, el poder que se convierte en ofensa cuando el presidente asegura los destinos de ese pequeño número en aras de perder el objetivo de empoderar a la nación entera. Los mexicanos ya conocemos las tretas de los poderosos y AMLO también las conoce, por ello es que en cada oportunidad que AMLO tiene, ratifica no caer en los privilegios que hundieron a nuestra nación e hicieron al pequeño número el más poderoso de todos los tiempos. Por el bien de todos, que AMLO no se convierta en político corrupto. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com