50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

AlfonsoAraujo

LA NUEVA NAO

ALFONSO ARAUJO

En esta semana se acaba de llevar a cabo, en la ciudad china de Hangzhou, la “XIII Conferencia de Proyectos de Talentos Extranjeros”. Este simposio es organizado por la Asociación de Ciencia y Tecnología de Hangzhou, una especie de cámara de comercio que agrupa a docenas de empresas y fondos de inversión especializados en tecnologías de punta. Los fondos conjuntos de los miembros de esta asociación son de más de 20 mil de millones de dólares, y tienen scouts que están en contacto permanente con universidades y centros de investigación —tanto chinos como extranjeros— para localizar tecnologías de punta e invertir en ellas para acelerarlas, incubarlas o bien hacerse socias comerciales, dependiendo del grado de avance de cada proyecto.

En este interesantísimo evento participaron, por primera, cinco científicos mexicanos. Los proyectos que propusieron ante los inversionistas se enfocaron en biotecnología, aparatos médicos, nanotecnología, sistemas distribuidos de educación, y robótica. Cuatro de los cinco científicos estuvieron en su segunda visita a China, después de que en mayo de este mismo año vinieran a presentarse. En esa ocasión  vinieron como parte del “Tec Hub” del Tec de Monterrey, un centro de cooperación tecnológica que abrirá su oficina permanente en esta ciudad, capital de Zhejiang, la provincia con más alto nivel dee inversión en tecnología de todo el país. El Tec Hub, si bien es liderado por el Tec, incluirá proyectos de otras universidades y centros de investigación, incluyendo a la UNAM y el Conacyt. Aquí, la división y la estrechez de miras no funciona: la ciencia es una actividad forzosamente colaborativa y nuestras instituciones no sólo lo reconocen sino que están tomando pasos tan importantes como éste, para apoyar a la gran cantidad de brillantes investigadores mexicanos que buscan opciones para sus descubrimientos. Se espera que para 2019, los siguientes eventos de promoción incluyan proyectos de los centros mencionados y de otros más, además de que se acaban de realizar acuerdos con más instituciones chinas, como el Centro de la Propiedad Intelectual de Zhejiang, para realizar eventos conjuntos.

Los resultados son alentadores: los cinco proyectos recibieron diversas ofertas de cooperación por parte de inversionistas chinos. Se espera que a fines de año al abanico de propuestas crezca a 20, y que se doble para mediados de 2019. México y China tienen mucho más que compartir que el mero comercio convencional.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.