50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Está claro que seguir hablando de AMLO y la cuarta transformación, es porque la agenda nacional se encuentra en lo que hace y lo que dice, ahora más porque AMLO está de gira por los estados de la república para agradecer y cumplir otra más de sus promesas de campaña: visitarnos a todos una vez que hubiese ganado las elecciones: así lo dijo. La discusión de los medios y más de los periodistas que conforman el programa de Tercer Grado es si la cuarta transformación ya se fue al traste o si apenas comienza o de plano cuándo comenzará. La interrogante que ellos dejan en el aire es si hubo o habrá cambio de régimen. Todos saben que cambiar el régimen implica algo más que cambiar un gobierno por otro, sino vencer el impedimento que tiene un gobierno que comienza cuando el sistema dejado atrás se resiste a morir. Un régimen nuevo se instala cuando se deja de hacer lo que el anterior hacía. Así de sencillo. Para empezar, si los diputados y los senadores hubiesen tomado los dineros que estaban presupuestados para el inicio de la nueva legislatura, hubiesen seguido con las mismas prerrogativas, si no hubiesen aprobado el exterminio de las pensiones a los expresidentes, si no hubiesen reformado el artículo 108 constitucional. Entonces si hubiésemos seguido sin cambio, el cambio de régimen no se estuviera dando. Los comentaristas de siempre se rasgan las vestiduras fingiendo ser puritanos ante un sistema que los albergó durante muchos años y que además hablan de honestidad como hablar del vecino de su colonia que aún no conocen. Los temas de corrupción siguen aflorando en abundancia como una piel llena de llagas y purulentas que al parecer no tiene sanación alguna.

Seguimos en espera de que trascurran los meses que le faltan a Peña para que se vaya, y una espera demasiada larga hace que cada día atestigüemos más actos de corrupción y aumente la hediondez en la acción gubernamental, que no deja de molestar al transeúnte que quiere caminar por las calles de México. De manera insólita hoy sabemos lo que antes se hablaba en secreto en el pequeño número de funcionarios, y que ahora esos mismos temas son discusión nacional. Me pregunto ¿cuándo dimos cuenta de todos los asuntos que se manejaban en México que tienen que ver con grandes cantidades de dinero que se llevan los implicados en cada proyecto de nación? Algo que debemos agradecer a AMLO es que hoy podamos discutir acerca de los Proyectos Magnos y que en otrora eran top secret. Es cierto que falta tiempo para dar verdadera cuenta si el gobierno de Andrés Manuel irá a cumplir las expectativas que prometió, pero también en este momento podemos imaginar cuál será la ruta que tomará, pues no hay secretos en las acciones que realiza, algo que nos debiera halagar, pues al fin tenemos a un representante gubernamental que es transparente en las acciones del porvenir.

En este sentido la marca de agua que tendrá el nuevo régimen es que los mexicanos seremos parte activa de lo que hace y no hace AMLO. Por lo anterior No ocupamos contrapesos en las cámaras si logramos constituirnos en esa sociedad que participa, opina, discute, analiza. De nosotros depende que AMLO no se descarrile, pues seremos los puntales para mantenerlo erguido. Por el bien de todos, primero la trasparencia. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com