cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los baches, los retenes y los topes, Sinaloa. Sin descargo de las barbaridades (se dan a granel) que escuchamos, como sucede cada año, en torno al llamado “Grito de Independencia” (que para Felipe Calderón era es “un símbolo patrio”, como alguna vez lo definió) conviene recordar la versión histórica que nos parece más confiable y veraz: la de Don Pedro García, quien fue testigo presencial en las acciones de la lucha insurgente, mismas que relata en su “Memoria sobre los primeros pasos de la independencia”.

Esta es: durante la noche del 15 de septiembre de 1810, Hidalgo y Allende apresaron a la población española de Dolores y se retiraron a la casa de Don Miguel.

Al día siguiente, domingo 16, llegaron los vecinos del pueblo a la iglesia, para escuchar la primera misa, “y como pasara un buen rato sin llamarla, empezaron muchas gentes a notarlo sin acertar con el motivo de aquella tardanza”.

 

ENTRE SORPRESA Y ALEGRÍA

Enseguida, continúa Pedro García, “no faltó quien empezara a informarles de que pudiera ser no hubiera misa, porque Hidalgo había en la noche anterior mandado aprehender a todos los gachupines y todos se hallaban en la cárcel”. Semejante informe “fue recibido por algunos con sorpresa aunque mezclada con algo de alegría...”

Fueron entonces a la casa de Hidalgo, éste salió y se explicó así: “mis amigos y compatriotas, no existen ya para nosotros ni el rey ni los tributos. Esta gabela vergonzosa que sólo conviene a los esclavos, la hemos sobrellevado hace tres siglos como signo de la tiranía y servidumbre; terrible mancha que sabremos lavar... llegó el momento de nuestra emancipación; ha sonado la hora de nuestra libertad ¡Viva la virgen de Guadalupe! ¡Viva la América por la cual vamos a combatir!”

 

LA GRAN DISTANCIA DEL HECHO AL MITO

Quizás no guste a muchos, pero el hecho es que ese día no hubo misa en Dolores, que Hidalgo explicó la situación e hizo su arenga en la puerta de su casa y que tampoco hubo campana que repicara, ni estandarte que idolatrar.

El testimonio de García ha sido recogido en la Antología de Historia de México, editada por la SEP hace unos años, que se basa en fuentes documentales serias y fundamentadas.

Compare Usted con lo que vemos y oímos en la ceremonia (el ritual) del “grito” cada año, es decir, la figuración histórica para motivar el ánimo popular en torno a una etérea visión patriótica.

Ahora, 208 años después, sobrellevado el nacionalismo precario casi a fuerzas con un gobierno que de independiente, menos de insurgente, nada tiene, las caras ceremonias suelen ser oropelescas y rimbombantes (a más de vacías, en el fondo).

Pero, en fin, se soporta el ritual oficial y oficioso, en nacional y estatal cobertura, para solaz del ánimo colectivo, urgido del reconocimiento y la identidad que se cree alcanzar con el grito común.

Después, con la pena sobre pena y pena, regresemos a los referentes cotidianos de nuestra “independencia y libertad”. Qué se le va a hacer.

 

AL ÚLTIMO, PERO LA ESPERANZA TAMBIÉN MUERE

 

Que porque “no hubo acuerdo” los diputados federales morenistas, de la promesa al punto de la difuminación, seguirán con sus percepciones de más de 147 mil pesos mensuales. La “lucha”, ya se sabe, tiene sus límites ¿Y para eso querían su mayoría?

 

Más preocupante es la reversa que el morenismo está metiendo en muchos asuntos torales que nutrieron su oferta de campaña. Algunos, se sabía, de muy difícil concreción. La desilusión, y luego el rechazo, es lo que puede venir muy pronto.

 

La esperanza, ya se sabe, muere al último pero también muere y lo que venga después es imprevisible.

 

EN EL TINTERO

-De nuevo, desde los espacios partidarios aparece la “guerra sucia” en las llamadas “redes sociales” (¿es que alguna vez cesó?). El motivo que mueve esos patrióticos impulsos es la gubernatura de Sinaloa, aunque todavía falta mucho. A los pretensos o probables, la artillería, de ida y vuelta ¿Será eso el cambiazo? ¿El reino del mitote?

-Siguen los fines de semana reteneros (y también en el resto de los días) en esta ciudad que de capital tiene el nombre. Patrullas de todos colores y denominaciones parando sin motivo a quien le da la gana. La Constitución establece que eso es un delito y no hay reglamento que esté sobre ella. Les vale ¿y la flamante CEDH?

-Mientras una real o aparente crisis financiera le impide al gobierno del estado de Sinaloa (el de Quirino, aunque también se mete el otro) cumplir sus responsabilidades, echan la casa por la ventana en ocurrencia y media. Y así van.

-En el plano municipal, pronto veremos si las vueltas a Singapur sirvieron de algo, mientras el desmadre superlativo impone sus reales en esta “capital”.

 

-Continúa sin rubor la inefable GNP de los Bailleres (ahora en líos griegos y australianos por la modelo que apareció ahorcada en un yate de su propiedad) rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”.

-Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados. Vamos a ver si eso se acaba con el cambiazo prometido. Por lo pronto, poderoso caballero sigue siendo don dinero.

-El apunte, también en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); didaktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).