NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

ARTURO SANTAMARIA

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

El miércoles no fue un buen día para Quirino Ordaz. Dos diputados de MORENA chamaquearon a su bancada en el Congreso y la iniciativa de reformar la Constitución local, para que la Auditoría Superior del Estado no estuviera en manos del Poder Legislativo, fue rechazada.

El Diputado tricolor, Víctor Godoy Angulo, afirma que los diputados morenistas no cumplieron su palabra de abstenerse en la votación con lo que favorecerían la aprobación de la propuesta priista. Rendón Sánchez, de MORENA, dice que en efecto, así había comprometido su palabra pero que el acuerdo se cumpliría siempre y cuando “no se metieran para nada con la Ley Orgánica del Congreso”.

Suena a ingenuo pensar que los diputados morenos votarían por una reforma que le quitaría a sus compañeros de partido en la próxima Legislatura un poderoso recurso para negociar y/o confrontar al titular del Ejecutivo estatal en manos del PRI. Hubiese sonado a traición o, por lo menos, a incongruencia de la bancada actual de un partido que, de la noche a la mañana está amasando un gran poder, y dejaran la ASE en una oficina cercana al Tercer Piso. Quién sabe qué les habrían ofrecido a los morenistas para que en un principio dijeran “sí” o, quizá, simplemente simularon un compromiso.

Aunque la voz cantante en la oposición a la propuesta priista provino de Roberto Cruz, tres panistas más y los diputados del PAS, lo cierto es que MORENA es el partido que sale fortalecido para la próxima legislatura y los tres años que le restan a Quirino. El Gobernador no puede estar contento. Su poder queda disminuido.

Al día siguiente, para empezar a sanar su herida, Quirino se dio abundantes baños de pueblo muy a su estilo.

El jueves por la mañana estuvo en Escuinapa, un municipio cercano a sus afectos,  porque ahí, con su padre, conoció a Antonio Toledo Corro, quien sería muy importante en la carrera política de su progenitor y de la suya propia.

Ahí, en la patria de los mejores mangos y camarones de México, fue a inaugurar el nuevo edificio de la Universidad Tecnológica de Escuinapa exhibiendo su peculiar estilo de comunicación con la gente. Quirino dice con insistencia que ese estilo, donde él interactúa, pregunta, dialoga y se traslada de un lugar a otro entre los presentes con un lenguaje directo, salpicado de altisonancias y a veces retador, obedece a nuevas formas de hacer política. Los largos y complicados discursos, dice él, no los atiende mucha gente, aburren y entorpecen la comunicación. Y sí, en efecto, con ciertos públicos, como el de jóvenes estudiantes, se necesita muchos y ágiles recursos, ya no de oratoria, sino de actuación o, si ustedes quieren, de lenguaje directo e incluso populachero.

Pero más allá del estilo de comunicación están las formas de hacer política, de la cual el estilo sólo es una parte. Quirino apapacha, se deja apapachar y se toma selfies sin descanso porque quiere la aprobación de la gente a su mandato, a su estilo de gobernar, diría Daniel Cossío Villegas.

Quirino, en parte, se está dirigiendo mucho a los jóvenes, sobre todo a los universitarios, porque estos están demostrando tener una fuerza electoral que se les regateaba. Así como en gran parte de México, muchos jóvenes en Escuinapa votaron por MORENA, gracias a AMLO. Eso Quirino lo sabe, porque la alcaldía pasará a manos de ese partido emergente, y está intentando atraerse, desde ya,  a la juventud que reclama nuevos procederes políticos lejanos a los del PRI jurásico.

Personalmente no puedo negarle el reconocimiento a Quirino que desde que supo de la UTESC se comprometió a apoyarla para que sus nuevas instalaciones, prácticamente olvidadas porque no había un camino hacia ellas, fueran abiertas esta semana. Y el jueves pasado prometió, en el diálogo con estudiantes y autoridades, a construirle más aulas y dotarla de equipo para las diferentes carreras. Ahí los muchachos, que le demandaron un montón de cosas, no le llamaban Gobernador sino Quirino y a él parece agradarle, en consecuencia con su estilo. 

Quirino entusiasmó mucho a los escuinapenses con los apoyos que comprometió. Su estilo, al menos ese día, pegó; pero va a necesitar mucho más que eso para contrarrestar la creciente fuerza de MORENA en Sinaloa. Aunque, los alcaldes electos de este partido, al menos en Mazatlán, Escuinapa y Culiacán se están complicando la vida. No están demostrando la necesaria calma, atención, humildad y sapiencia para empezar con el pie derecho el próximo 1 de noviembre.

Posdata

MORENA necesitaba de cuatro diputados más para tener la mayoría legal que apruebe cambios constitucionales sin acuerdos con partidos fuera de sus aliados electorales. Se los compró al Verde a cambio de darle en el Senado la licencia a Velasco para que regrese como Gobernador a Chiapas. ¿A qué, por el año de Hidalgo?

Sí, esto es real politik, cuando AMLO ha prometido que MORENA sería diferente. Ha decepcionado a muchísimos seguidores.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.