NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

No había observado tanto empeño a que el gobierno de AMLO fracase. ¿Fue tanto el dolor que infringió AMLO al haberle ganado al sistema agotado y anquilosante?, o es que en realidad hay tanto en juego que aún en estos tiempos quieren descarrilarlo de su empeño por transformar a México en algo diferente y positivo al México de antaño. Sin duda, la actividad que tiene AMLO es de alguien que desea cambiar las cosas por algo mejor, o al menos el trabajo que se ve que está haciendo no es un trabajo simulado y esto ya es mucho hablar de alguien que se ha ganado las simpatías de un pueblo como el nuestro. Por décadas la simulación en México fue una de las modas que atrajo el despilfarro y la ineficiencia en la acción gubernamental. En este sentido, la simulación llegó como ese pretexto que se puso en boga de que “si no tranzas, no avanzas”. La simulación fue el estandarte por muchos años para hacer pensar a la gente que se tenía la sana intención de hacer las cosas, y las cosas se medio hacían por el simple hecho de mandar el mensaje de que no estaban dioquis. En este entendido empezamos a ver sexenios que en lugar de avanzar al nivel necesario u óptimo se avanzaba simplemente al nivel satisfaciente y en veces ni se llegaba. Bajo esa configuración administrativa, no valían las estrategias que podían alcanzarse bajo un plan adecuado y bien estructurado, pues nunca lo hubo. Los planes sexenales se llenaron de incongruencias y erogaciones enormes de dinero, se podía ver el despilfarro y el saqueo. Obras inconclusas y solamente ejecutadas en los papeles. En tanto que otros países avanzaban a pasos agigantados.

Andrés Manuel está haciendo lo posible para conjuntar los esfuerzos de todos, ricos y pobres, empresarios de todos tipos con la finalidad de encontrar ecos que se inserten el concierto de las economías emergentes. ¿Qué mal puede ser todo eso?, no hay ningún mal, simplemente un esfuerzo que quiere convertirlo en hechos fehacientes de cambio y desarrollo. Sabemos que las tentaciones del poder son inconmensurables y que muchos son tentados a ellas, seguramente habremos de dar cuentas de cambios que van a sorprendernos como el rechazo de MORENA al bono de 400,000 por el inicio de la nueva legislación. Sin embargo, el poder mismo es un juego que debe jugarse y en eso vimos cómo se jugaba en la cámara de senadores, con la mentada licencia a Manuel Velasco gobernador con licencia a la gubernatura de Chiapas y ahora senador con licencia. Son esos los momentos que debemos entender como acciones políticas que no son bien vistas por el conglomerado social. En fin, lo que está pasando en Sinaloa es algo parecido, pero de los perdedores. No olvidemos que por el bien de todos, primero los pobres. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com