Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Algunas veces llegamos a creer y otras a medio creer. Las permanentes campañas políticas nos han llevado a lidiar con intensas contradicciones personales para luego verlas también en los actores políticos que juegan con las promesas declaradas haciéndonos construir imaginarios que nunca veremos en la realidad que viviremos. Para los que siguen la prensa nacional, mucho de lo poco que se hizo se agranda por consecuencia de los pagos que el mismo gobierno otorga a los medios masivos de control, perdón de comunicación. La modernidad nos ha permitido tener a la mano información precisa sobre los asuntos del quehacer gubernamental. Faltando apenas tres meses para el finiquito del sexenio de Peña siguen dando lugar a escándalos de corrupción que no dejan de sorprendernos. Miles y miles de millones de pesos se han visto que van de aquí para allá y de allá para cuyá. La agenda gubernamental está tan comprometida que solamente un gobierno de oposición podría dar cuenta de ella. De haber ganado el mismo sistema nunca nos hubiéramos dado cuenta de los niveles de corrupción en el que México estaba nadando. Los actuales funcionarios deberán ser considerados traidores a la patria. No podría yo permitirles que gozasen de sus riquezas mal habidas y que por ellas el pueblo de México tuviese que pagar ese abuso del que hemos sido objeto. No se trata de venganza ni revanchismos, simplemente de JUSTICIA. Arrebatarles sus propiedades y sus riquezas es lo menos que podemos hacer los mexicanos y después de eso meterlos a la cárcel. Que de pronto se descubre que hay yacimientos petrolíferos con una reserva de más de 2 mil millones de barriles, en cuyo caso se filtró información reservada de PEMEX para favorecer a ciertos personajes; es inaudito. México tiene que rescatar esa riqueza para los mexicanos. Que de pronto se descubre que buques tanque cisterna son cargados de combustóleos y no hay entrada de dinero al erario nacional y sí a los bolsillos de los corruptos por una cantidad de más de mil millones de dólares; es inaudito. Que de pronto se descubre que existe un fideicomiso para beneficiar a particulares por el hecho de que las carreteras en México están en manos de los privados cuyas ganancias son más de 60 mil millones de pesos al año; es inaudito. Cuántas cosas más están por salir y ser del conocimiento de la sociedad mexicana. El caso de Odebrecht se queda chico, al igual de Cesar Duarte y el de Javier Duarte, pero no por quedarse chicos, deben quedarse en el olvido. Andrés Manuel debe considerar una vez más este asunto de la culpabilidad. Los mexicanos no debemos dejar basura por debajo de la alfombra, allí también debe barrerse. El agravio a los mexicanos es inconmensurable, así como el daño a la nación misma. Cuántas escuelas se dejaron de construir. Cuántos hospitales pudimos tener. Cuántas flotillas de barcos pudimos haber construido. Cuántas hectáreas de tierra cultivable pudieron haberse sembrado. Cuántas áreas turísticas pudimos haber construido. Cuántos trenes de pasajeros y de carga pudimos haber habilitado. Cuántas carreteras pudimos haber hecho. Cuántas becas a estudiantes pudimos haber otorgado desde hace décadas. Cuántas casas pudimos haber construido para trabajadores necesitados. Si, hoy despedimos con alegría ese sexenio que manchó a México y lastimó a los mexicanos. Ese sexenio de la muerte que bien tenemos que demandar internacionalmente por lesa humanidad y enjuiciar a este presidente que piensa que se va limpio. El presidente de la cara bonita, el de la casa blanca, el de los 43, y sígale usted lector agregando lo que usted piensa de él y de todos los que le rodearon. Es el momento de modificar el artículo 108 constitucional para meter a la cárcel al presidente en funciones por los delitos de corrupción y fraude electoral. Por el bien de todos no dejemos a Peña irse del país. Así sea    

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com