Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

Jesusrojasrivera

JESÚS ROJAS RIVERA

En una semana tomarán protesta las Diputadas y los Diputados integrantes de la sexagésima cuarta legislatura en el Congreso de la Unión, esa que pasará a la historia como la que regresa el poder absoluto al Presidente de la República. 191 diputados por Morena, 61 del Partido del Trabajo, 56 Encuentro Social, la alianza Juntos Haremos Historia le acomodó 308 congresistas, no necesita más, lo tiene todo. 

La izquierda llegó al poder en México por la vía del voto, arrasando como en los tiempos del partido hegemónico, controlarán las cámaras a su arbitrio, nada estará lejos del control del Presidente, para bien o para mal, el elector mexicano decidió regresar al viejo modelo del presidencialismo-presidencializado. En San Lázaro los aliados de Andrés Manuel tendrán la Junta de Coordinación Política, la Mesa Directiva, la Secretaría General y los principales órganos fiscalizadores, por supuesto presidirán la mayoría de las comisiones importantes y dispondrán de controles en la Auditoría Superior de la Federación. 

El PAN será la segunda fuerza política con apenas 81 legisladores, en el PRI serán un reducido grupo de 45, el PRD quien se salvó por décimas de la extinción logró 21, Movimiento Ciudadano 27, el Partido Verde se representará en 16 diputados y Nueva Alianza ya sin registro tendrá solamente dos. Ni con la suma de todos los partidos de oposición lograrán hacerle mella a las intenciones del Ejecutivo, quien ya comenzó a mover sus fichas en San Lázaro. 

La nueva Cámara ofrecerá una mixtura de perfiles que van desde experimentados legisladores hasta artistas de shows chippendales, pasando por deportistas, empresarios, ex gobernadores, ex senadores, ex presidentes municipales. De todo y cuando digo de todo, es de todo. El PRI por ejemplo lleva en la menor bancada de su historia a la experimentada legisladora Dulce María Sauri Riancho, pero también a la ex comisionada del IFAI Ximena Puente de la Mora, premiada por la opacidad permitida en el sexenio que concluye, así como a los dos últimos dirigentes nacionales del tricolor Enrique Ochoa Reza y René Juárez Cisneros, este último nombrado coordinador. 

La del PAN será una bancada experimentada, tendrán curul los ex gobernadores Juan Carlos Romero Hicks, electo por vía mayoría en Guanajuato; Ernesto Ruffo Appel por lista de Baja California, Marco Antonio Adame en Morelos. También llegan a San Lázaro ex senadores como Adriana Dávila, Luis Fernando Salazar, María del Pilar Ortega, Laura Rojas, Jorge Luis Preciado, Marcela Torres Peimbert, Raúl García, Fernando Torres, Silvia Garza y Martha Elena García, entre otros experimentados congresistas. La bancada azul además de ser la segunda fuerza tiene individualidades que podrán dar debates interesantes y formar un contrapeso inteligente al bloque de la mayoría. El gran enemigo a vencer sin duda serán sus divisiones internas, los odios añejos y los revanchismos. En el PAN no tienen de otra, o se consolidan como un grupo fuerte o los aniquilan. 

En la izquierda que agrupará a los partidos leales al Presidente, viene también un buen número de experimentados legisladores como Dolores Padierna, Mario Delgado, Porfirio Muñoz Ledo, la ex panista Gabriela Cuevas, el ex priista Miguel Ángel Chico Herrera, Lorena Cuéllar Cisneros, Alfonso Ramírez Cuéllar, Armando Contreras, Martha Patricia Ramírez y el insufrible polemista Gerardo Fernández Noroña vía el PES. 

Los legisladores que representarán a Sinaloa serán por el distrito I Maximiliano Ruiz Arias, por el distrito II Jaime Montes Salas, por el III Jesús Fernando García, IV Casimiro Zamora, V Nancy Yadira Santiago, VI Olearia Carrasco Macías y por el VII Merary Villegas quien es conocida ya entre los legisladores federales de todo México por la proeza de vencer al hijo del ex Gobernador Juan Millán. El PRI tendrá vía plurinominal a Érika Sánchez y Alfredo Villegas, mientras que el PAN solo tendrá a Carlos Humberto Castaños Valenzuela, quien acude a su segunda legislatura federal después de coordinar la bancada de diputados locales en Sinaloa y ser uno de los legisladores más productivos en la sexagésima segunda legislatura federal según diversos medios locales. 

Será una legislatura digna de observarse, con cambios de forma y muy seguramente de fondo. Algunos aprontados señalan que esta legislatura provocará un sismo de ruptura en las prácticas parlamentarias, en las facultades legislativas que han sido motivo del empoderamiento de grupos dentro de la Cámara. Yo me mantengo escéptico, sin duda habrá cambios pero no creo que se busque romper el rol de los equilibrios del poder, porque aunque parezca absurdo, eso no le conviene ni al propio Presidente. La vida de la República va más allá de un proyecto personal, puede usted estar seguro, si alguien quiere tomar el control de las instituciones de México no será en seis años, mucho menos en tres. Aunque no lo parezca, tengo la esperanza de que para varios de los legisladores en San Lázaro: La Patria será primero. Luego le seguimos. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://jesusrojaspolitologo.blogspot.mx/