Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

 

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Bien lo dijo cuando aún era candidato Andrés Manuel López Obrador, “que no ocuparía de hacer mega-actos una vez sentado en la silla presidencial, pues llegaría legitimado con el poder del pueblo”. Ese margen de maniobra política que le otorgó el electorado le ha permitido tomar las riendas de la nación desde mucho tiempo antes de ser ungido presidente de México. El poder es el poder, dicen los que saben de eso, y a mi parecer, legitimarse en las elecciones lo coloca de cuerpo entero al mundo que vio los resultados de dichas elecciones. Ese margen de maniobra a la que me refiero no es otra cosa que sentir el poder vivo y a todo color. Es poder caminar con la cabeza en alto y la mirada fija en sus objetivos a alcanzar. Es tener la voz completa y la fuerza de su liderazgo al pleno convencimiento para caminar erguido. Es poder hacer sin que nadie le diga que no lo puede hacer. La legitimación de un personaje como AMLO solo se logra en la asamblea, en los congresos y las comisiones. Cuando la gente animosa decide y escoge a su líder que será quien los guíe en adelante. Teníamos mucho tiempo que no se veía algo así como lo que estamos presenciando en estos momentos.

Estos tipos de liderazgos suelen convertirse en dictadores al paso del tiempo, habremos de estar al pendiente para que no suceda esto que les digo. Un liderazgo bien orientado puede ser capaz de lograr lo impensable, lo inimaginable y para ello, se hace necesario que no dejemos al líder actuar solo. El acompañamiento al líder es una condición para que no se pierda el rumbo escogido. Para que no haya desvíos de rutas que nos hagan perder tiempo, espacio y dinero, además del esfuerzo que va en la empresa iniciada. Un liderazgo del tamaño descomunal como el de AMLO, obliga a todos los que intervenimos para lograr imponerlo, que no perdamos el tiempo ni nos perdamos en nimiedades o en cosas que no abonan a lograr el objetivo deseado. Vamos contra el tiempo y en ese proceso se hace obligado que haya la mejor gente para alcanzar las metas propuestas. Cuando hablo de la mejor gente, me refiero a la gente con la capacidad técnico-profesional, así como con la capacidad humana para convencer y liderar los proyectos para el bien de la nación y desde luego para todos. No hay fronteras que limiten las acciones que deban hacerse, ni límites cuando las personas están dispuestas a enfrentar los retos y las circunstancias que se observan en la cotidianeidad. Se están abriendo caminos y rutas nuevas, se están probando tácticas y estrategias nunca antes usadas para convertir a México en algo verdaderamente grande. Soy de los que dicen “lo que será, será” pero veo una fuerte oposición por muchos para dejar al sistema sin cambio, lo que retrasaría e incluso evitaría que avancemos en el corto tiempo que se tiene para hacerlo. No niego que nos dejaron un país sin liquidez y con las arcas vacías, pero aun así el empeño por sacar adelante las cosas, deberá ser más fuerte. Cuando los inversionistas vean que todo lo que se hace es para lograr el cambio y no voltear para atrás para perder tiempo valioso, entonces creerán y creeremos en el cambio de la cuarta transformación. ¿Qué nos corresponde, al pueblo, hacer para lograrlo? Primero, estar vigilante a lo que se prometió hacer, ser una ciudadanía participativa, decir las cosas cuando deban decirse, ya sea con gritos o marchas o simplemente reorganizándonos para operar la resistencia a lo que no nos guste. ¿Qué les corresponde hacer a los empresarios? Perderle el amor al dinero e invertirlo y ganar confianza y amar a su pueblo y a su nación. ¿Qué le corresponde hacer al político y al funcionario en funciones? Actuar con honestidad y ganarse la confianza del pueblo siempre agraviado por los malos tratos de ellos hacia nosotros. Trabajar sin contemplaciones y ser productivos. ¿Qué les corresponde hacer a las autoridades? Cumplir con lo que establece la ley sujetándose a la autoridad y vigilar el bienestar del ciudadano. ¿Qué les corresponde hacer a los grupos delincuenciales y a los narcos? NO LO SE. Por el bien de todos, primero los que menos tienen. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com