Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

 

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Creo que sin que podamos evitarlo, las personas que ejercen una acción mediática culpando a AMLO por la liberación de la maestra Elba Esther Gordillo, no hacen nada extraordinario, simplemente obedecen a tantos engaños a los que nos hemos visto todos los mexicanos. Ya estamos también observando la exigencia que muchos le hacen al candidato electo para que cumpla con lo que prometió y ese simple hecho demuestra cierta ignorancia que se tiene de los periodos de gobierno, de cuándo comienza y cuándo termina el mandato presidencial. En esa tesitura es para muchos más fácil culpar la actuación de un personaje que aún no tiene las credenciales para ser el mandatario en funciones. También deseo compartir con ustedes que esta tarea, que no es fácil ni sencilla, deberemos hacerla todos los mexicanos, estar prestos a empujar con nuestra fuerza el avance de nuestro México. Creo que una sola persona, además así lo dijo AMLO, no podrá con la tarea nacional. Si bien para muchos no les agrada el modito de AMLO porque estamos acostumbrados a los dispendios de los demás expresidentes, es hora de ver al mundo cambiar hasta en los más pequeños de sus momentos. La incertidumbre sembrada al pueblo por tantos años por la posible llegada de AMLO a la presidencia, no fue otra cosa que eso, un engaño más y los poderosos harán mucho para que ese engaño sea convierta en una verdad, ¿hasta qué punto llegarán? No tengo la mínima idea hasta dónde. Pero seguramente están tramando algo que nos perjudicará a todos.

Llegar al grado de la controversia de que si se bajan o no los salarios de los magistrados es el colmo de todos los colmos, simplemente deben bajárselo y punto, o en su defecto subírselos a todos los mexicanos, ¿qué sería mejor? La inconciencia de una acción limitada por los deseos y las presunciones que cualquiera en México entendería cuál es el caso que se está viviendo con este asunto de los magistrados: El que se acostumbra a comer algo que le guste difícilmente cambiará si dieta. Están acostumbrados a ser un poder único y determinante. Cualquier excusa que interpongan para no disminuirse el salario es irracional ante la pobreza de un pueblo que exige piso parejo. Estoy seguro que ya se encontrará algo para obligarlos a acatar la ley, de lo contrario será un monumento al viejo y anquilosado sistema de gobierno que está en sus últimos estertores de muerte. Tumbar las esfinges levantadas en un país de agravio permanente como el nuestro, es lo menos que podemos hacer los mexicanos. Derrumbar esas imágenes de poder y PRIvilegios es lo dable y lo más sano para levantar cimientos nuevos con una nueva estructura gubernamental más plana y con menos sobresaltos.

Estoy seguro que cuando salga lo que verdaderamente deba salir de la mugre de los gobiernos anteriores, daremos cuenta de lo corrupto que fue este sistema saliente. Un sistema o régimen, como le queramos llamar, que nunca más debe volver a instituirse. Los contrapesos, como dicen los que no estuvieron de acuerdo con que ganara AMLO, existirán por el pueblo mismo, la razón y la honorabilidad del trabajo colegiado deberá existir por su misma fuente de poder. La autonomía ya está declarada, es solo que la hagamos nuestra. Cada chango a su mecate, los poderes ya tienen autonomía, cumplan con el cometido de la nación misma y del pueblo que mandata. Al menos habremos de otorgarle el beneficio de la duda al próximo gobernante, no nos desesperemos que habrá tiempo para verlo cómo cruza a nado libre el rio Papaloapan. Por el bien de todos, primero los pobres. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com