Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

 

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Si el doctor José Manuel Mireles Valverde, originario de Michoacán y exlíder de las autodefensas, anduviera por estos rumbos, ya hubiera organizado las autodefensas culichis. El pretexto para ello no son pocos, y menos en los últimos tiempos, en que la violencia, los robos domiciliarios han enrarecido el ambiente sinaloense. ¿Por qué nacen estos grupos denominados autodefensas? Sin duda que la formación de ellas son una respuesta pronta a la impotencia por no poder evitar que los robos vayan a la alza. Las autoridades se ven rebasadas ante estos grupos delictivos que van permeando a la sociedad civil con incrementos de robos de autos, casas y negocios. En consecuencia de ello, de que las autoridades no disminuyan el delito, la sociedad civil está a un paso de organizarse para la formación de estos grupos denominados “autodefensas”. La sociedad, que ha sido agraviada, es caldo de cultivo para dar pie a la formación de los grupos, que bajo el pretexto, justificado o no, de lograr crear en sus mentes los deseos de la defensa personal o familiar. El uso de armas en México ha sido restringido desde mucho tiempo antes, al menos la portación de armas cortas y automáticas, en cuanto a las deportivas, éstas siguen jugando el papel de armas de cacería o para la práctica del tiro al blanco. Sin duda que el arma empodera al sujeto que la porta y puede llevarlo a cometer un delito mayor. Las autodefensas se forman de pequeños grupos agraviados que levantan la protesta pero no ven que se les haga caso. En tales circunstancias, ellos encuentran elementos comunes a su dolor, fracaso y frustración, generando en ellos mismos un deseo de venganza, simulado o real con la protección de su familia, de su persona, o de sus pertenencias materiales. Lo cierto y peligroso además, es que si la comunidad cae en manos de un elemento proclive a la violencia misma, prácticamente se estaría formando un grupo de choque de igual magnitud: violento y peligroso. Las autoridades al verse rebasadas hacen poco o nada para solucionar el problema desde su misma raíz. Para que estos grupos funcionen deben constituirse en sus colonias donde viven, imponiendo barricadas que limiten la zona al libre tránsito vehicular o personal, de allí que prácticamente la ciudad se convertiría en zonas demarcadas y bajo diferentes riesgos. Ya hemos visto cómo actúan los pobladores en esos lugares restringidos, no es el caso de todos, donde la soberbia y la cerrazón hacen de los miembros de la autodefensa seres violentos, que en aras de llevar al límite su temperamento, obedecen a dar respuestas a los odios y agravios acumulados de mucho tiempo atrás. Las autodefensas en Culiacán, están a un paso de formarse y todo porque las autoridades siguen ignorando los problemas que tiene enfrente.

El camino para lograr una verdadera pacificación es largo y pedregoso y más si este problema se sigue difiriendo hasta no topar con pared. Sé de muchos que quieren armarse, al menos tener el arma en su casa o en su carro. Yo me pregunto ¿Qué va a pasar cuando una persona creyendo que está defendiendo a su familia o a su propiedad material, éste dispara y acaba con la vida de la persona?, ¿cómo responderá el grupo en defensa de quien justificada o no, hace uso de su libertad, quitándole a otro lo que él ha defendido; su propia vida?

Aunado a lo anterior, el sujeto que agrede a otro en plena defensa personal no queda libre, pues la legislación de nuestro estado no protege al que se defiende del agresor.

En otro asunto, creo que es el momento de dejar al gabinete en paz y ponerle más atención a lo que nos está pasado a los habitantes de Culiacán. También creo que el problema no es fácil ni sencillo, que requiere de los expertos en los campos de la sociología y de la psicología, además de expertos en materia de grupos agraviados que hasta hoy no encuentran soluciones más allá de sus narices. Por ello y por el bien de todos, debemos atender primero a los pobres. Así sea.         

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com