Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO 
CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN


Hay siempre una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos, ¿por qué los gobernadores endeudan al estado? Y a esa pregunta vienen otras, ¿por qué el congreso no rechaza dichas deudas? Se sabe que mucha de esa deuda no pasa por el congreso pues hay recovecos legales en la Ley de Hacienda Pública que encubren esas decisiones. Aunque el mismo Quirino haya dicho que no caería en las mismas acciones de su predecesor. ¿Pero realmente a Quirino le importará las finanzas públicas del estado? Pues ya vimos que no le importa mucho. En otros tiempos se podía poner orden en el gasto y desde luego, no estaba este asunto del financiamiento tan desbordado como lo está hoy. De un tiempo para acá, los gobernadores y el mismísimo presidente Peña, han incurrido en créditos bancarios a corto, mediano y largo plazo para financiar proyectos fuera de los Planes Operativos Anuales, en los estados o del Plan Nacional de Desarrollo, a lo que los lleva a un seguro endeudamiento. Gastar de más sin tener más, es una condición que nos llevará indudablemente a la bancarrota. De allí es que el presupuesto de ingresos, los planes operativos anuales y el presupuesto de egresos son instrumentos administrativos de planeación estratégica que nos deben dar orden y sentido al ejercicio gubernamental del ingreso, gasto y desarrollo/crecimiento.
Ahora bien, si al presupuesto de ingresos le agregamos el gasto por adelantado por financiamiento bancario y no vemos de dónde lo sacará, entonces estamos prácticamente “capando la cochi” antes de nada. Que haciendo lo conducente a ese ordenamiento de la planeación estratégica, no se necesita deuda alguna. La nueva generación de gobernadores que nos están gobernando actualmente, no tienen una pizca de ser sensatos en estos instrumentos administrativos. De lo anterior, también se desprende que el congreso debe parar toda intención de gasto que no es justificable para el desarrollo del estado, y si lo es, debe tener el propio estado un plan que ayude a evitar dispendios y gastos no justificables. Es regla común que nadie gasta más de lo que tiene, y en ese sentido obtener recursos fuera del ingreso anual cuesta dinero que finalmente lo pagaremos nosotros, los gobernados. Se supone que la cabeza del estado que gobierna tiene ideas e inteligencia de sobra que lleve al estado a un desarrollo sustentable con la ayuda de las fuerzas mismas que lo componen, o sea, los empresarios, los industriales, y todo el sector que se inserta en la economía del mismo estado para generar fuentes de trabajo y hacer que el estado mismo tenga los ingresos suficientes para generar la infraestructura necesaria de desarrollo y crecimiento permanente. De no ser así, es que algo está fallando, o es que no es un buen visionario o no tiene la suficiente capacidad para vender los proyectos de desarrollo a los inversionistas o es que la obra se la está llevando el mismísimo gobernador. Esos factores mencionados se pudieran evitar para lograr que despeguemos como debemos despegar. Obtener recursos económicos mediante los préstamos, no genera en nadie la confianza para invertir y menos sabiendo que la derrama económica va dirigida a un sector íntimo de amistades o familiares.
Si lo anterior fuese cierto, entonces estamos en una terrible disyuntiva: el gobernador en turno debe dejar el puesto de gobernador. De todo lo que se dijo, retomamos la importancia de la fiscalización del Congreso para ponerle orden a lo que está pasando en este gobierno, al que no se le mira punta por dónde jalar. Y aunque les parezca inadmisible y por el bien de todos, primero los pobres. Así sea.  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com