Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

 

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Hemos creído o pensado por muchos años que los discursos son solamente discursos, y que creerles a pie juntillas, es una inocentada de los electores. Claro, son tantos años de estarlos escuchando que en la imagen mental de todos nosotros, los mexicanos, guardamos siempre la esperanza de que alguien no nos esté mintiendo de nuevo. Fíjese usted lector, cuántas veces no ha ido usted a la Cd. de México y cada vez que va, dice los mismo; que “desmadre” hay. De pronto le empiezan a arder los ojos, le duele la cabeza, siente que se ahoga, repentinamente siente frío para luego calor, al metro ni se diga, paraditos como cigarritos. Desde mucho tiempo antes hasta hoy en día, quienes acuden a alguna oficina central, siempre nos preguntamos, ¿Por qué venir a la Cd. de México a hacer cualquier trámite? ¿Hasta cuándo descentralizarán todo eso? También oímos decir: ¿Bueno no se cansan de repartirse nuestros dineros esos cabrones del gobierno, ganan millonadas? ¿Cómo es posible que los salarios de los funcionarios sean tan altos? Acaban de comprar el equipo y ya lo están comprando de nuevo. En cuanto al gasto de esos recursos oímos también: Pero hombre, la remodelación de las oficinas apenas tiene dos meses y ya quieres remodelarlas de nuevo. Oye, ese señor que vive enfrente por qué tiene una patrulla siempre en su casa. ¿Desde cuando tiene chofer la señora Luisa? Otra vez estrenando auto el señor Pablo. Por tercera vez va a España la señora de Ruiz. Oye, acaba de pintar su casa y la va a pintar de nuevo. Sus hijos estudian en Europa. ¿Por qué viaja tanto? Y ésta última: No te acabes México. Son expresiones que a diario escuchamos y que comentamos en el café o cualquier otro sitio. Los dispendios por gentes vinculadas con el gobierno, no solamente de los funcionarios o políticos, sino de millones de personas que están de alguna manera vinculadas con algunos de ellos. Personas que tienen relaciones e intereses que se manifiestan por un constante nacimiento de empresas, ligadas todas ellas a estos personajes. De pronto vemos que nacen papelerías, talleres, negocios de limpieza, empresas de servicio, en que la gran mayoría nacieron por el compadre que se encuentra trabajando en el gobierno y ocupa de alguien que le puedan vender al mismísimo gobierno a precios alzados. Constructoras de todo tipo, alguien que venda palmeras para embellecer la ciudad, que para nada las ocupa. Empresas que reencarpetan las calles, empresas que venden todo lo eléctrico, distribuidores que venden todo lo que la JAPAC necesita. Compras en las que nunca se entregan los productos y obras que nunca se hacen, aun ya pagadas. Autoridades ligadas a los ratas, ratas ligados a los políticos, políticos ligados al gobernador y gobernadores ligados al presidente. Y el presidente arreglando su nueva casa en un lugar paradisiaco en alguna parte del mundo, pues allí se irá cuando termine su mandato. Se irá odiado por todos los mexicanos, claro, eso no le importa, pues lleva sus bolsillos llenos de riqueza mal habidas. Ahora no me digas que AMLO ganó, ganamos todos y en eso consiste la cuarta transformación, dejar atrás todos esos actos que nos obligan a sentirnos mal, a odiarlos, a encabronarnos, a maldecirlos. Todos saben y aunque no lo admitan, hay un contento por dentro de nosotros que en veces hasta nos sentimos mal, pero lo cierto es que al sabernos libres de esas ratas, es que podemos andar descalzos por nuestra casa, sentir lo helado del piso es sentir que algo nuevo está pasando. Ahora lo único que falta es que los priistas y los panistas y los perredistas, se den cuenta de la elección que hicimos los mexicanos. YA ELEGIMOS Y NO FUERON USTEDES. Y solo para corregir a nuestro candidato independiente, el PRIAN existe desde mucho tiempo atrás, pero donde vimos su cara fue en el “Pacto Por México”. Tu bien lo sabes, por el bien de todos, primero los pobres. Así sea.   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com