NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Mayo 2018 para descarga. https://bit.ly/2xBoHNf

OSWALDO DEL CASTILLO
CORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Sin duda, el segundo debate no resultó una sorpresa en cuanto a los ejes problemáticos que se trataron en él. Si bien algunos de los candidatos siguieron el mismo protocolo, las condiciones para presentar los nuevos temas no fueron propicios. El enemigo siguió siendo Amlo y fue el blanco del resto. Cosas más o cosas menos ya lo vimos en otras presentaciones, lo nuevo fue la propuesta de AMLO sobre la inclusión de dos temas importantes en el tratado, que seguramente negociará el gobierno cuando sea presidente; el asunto de los salarios mínimos y desde luego la puntuación en favor de una negociación madura y respetuosa con el país vecino tratando de ponerle el acento a la cooperación para el desarrollo. En tanto el Bronco se estacionó en la crítica del sistema de partidos como un asunto que retrasa el avance de México. Mead negó prácticamente y de una forma tibia su relación con el actual gobierno de Peña Nieto. Los temas y sus capítulos todos son importantes y desde luego ya tratados en los discursos de sus campañas. Sabemos que todos estos pendientes se han convertido en puntas de lanza en los discursos de los candidatos y que son temas que no han dejado la agenda nacional y que quienes han estado gobernando no han querido tocarlos desde la raíz de las problemáticas para resolverlas desde su base. Insisto, lo cierto es que la pobreza, la violencia, la impunidad, la corrupción, la falta de empleos bien remunerados, la falta de producción nacional de los productos básicos y necesarios en la manutención alimentaria de nuestro pueblo, son un pendiente que ha lacerado toda la economía del ser humano. Una sorpresa fue el destape por AMLO de Alicia Bárcena para integrarla a su gabinete como embajadora de México en los Estados Unidos. A mi parecer tuvimos más de lo mismo del primer debate, el tiempo no permite profundizar en los temas, que de suyo son importantes para conocer realmente las posturas económica, tecnológica, cultural y política. Oímos al Bronco un poco sentido por ser ignorado por los demás candidatos haciendo alusión de ser puntillosos unos contra otros, reiterando el moche de manos a los rateros. Amlo reiteró que trabajaría con Trump y que se haría de manera cooperativa, creo que eso nos manda una buena señal para construir una relación de respeto y armónica. Creo también que el tercer debate sería ocioso de continuar la tónica del primero y del segundo. Construir nuevos conceptos de entendimiento en el lenguaje político que hasta el momento se ha venido usando, no es la opción de cambio. Sin embargo, la experiencia de cada uno de ellos en el hacer político les sobresale AMLO, creo que no por ser el más viejo, sino porque ha tenido a bien dirigir un gobierno tan problemático como lo es el D. F., observé una cierta complicidad para hacer enojar a AMLO, pero todo indica que éste personaje asistió preparado para todo. Hay sin duda una semejanza en todos y esa es que todos quieren ser presidente, desgraciadamente solo uno lo logrará. Una hora y treinta minutos duró el debate y el cierre fue alentador: todos aman a México pero solo uno lo ha venido demostrando durante más de tres décadas.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com