50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

ARTURO SANTAMARIA
ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

México, por supuesto, no es Siria, Palestina, Venezuela o Afganistán, pero vive una tragedia, una suerte de tragedia sorda, por goteo, aunque a veces es estruendosa.

Nuestra tragedia también es engañosa, como muchas cosas en México, porque pareciera que no lo es tanto; pero sí lo es. Lenta pero incesantemente nos está lacerando.

¿Qué es una tragedia? El Diccionario de la Lengua Española, en su edición del Tricentenario, 2017 nos dice en su primera acepción:
“En la Grecia antigua, género teatral en verso que, con ayuda de un coro y varios actores, desarrolla temas de la antigua épica centrados en el sufrimiento, la muerte y las peripecias dolorosas de la vida humana, con un final funesto y que mueve a la compasión o al espanto”.

Y en la segunda:
“Situación o suceso luctuoso y lamentable que afecta a personas o sociedades humanas”.

Si la tragedia es sufrimiento, muerte y peripecias, y/o un hecho luctuoso y lamentable con final funesto, México la padece a diario desde hace varias décadas.

Nuestra tragedia es, para casi la mitad de los habitantes del País, por pobreza y hambre.

Nuestra tragedia es, por muerte violenta, secuestro, violación, robo y sufrimiento, para miles de personas cada año. Y más para las mujeres.

Nuestra tragedia es nacional por la brutal corrupción de la clase gobernante que a afecta a prácticamente todos los mexicanos.

Nuestra tragedia es cada vez mayor por la cínica impunidad de quienes dañan a los mexicanos.

Nuestra tragedia es porque en México el año pasado mataron 13 periodistas, una cantidad mayor que en ningún otro lugar del mundo.

Nuestra tragedia en Sinaloa es porque hace un año asesinaron a Javier Valdez, uno de los mejores periodistas que había en el mundo.

Nuestra tragedia es porque no sabemos quiénes son los autores intelectuales.

Nuestra tragedia es porque el crimen organizado es tan poderoso que impedirá saberlo.

Nuestra tragedia es que el crimen organizado ha permeado a los poderes públicos.

Nuestra tragedia es que el crimen organizado también participa en los procesos electorales.

Nuestra tragedia es que el crimen organizado tiene y tendrá gente suya en el poder Legislativo.

Nuestra tragedia es que subordina a numerosos alcaldes.

Nuestra tragedia es que se asocia a gobernadores.

Nuestra tragedia es que en varios estados del país, aunque no en Sinaloa, el crimen organizado ha eliminado a varios candidatos a puestos de elección popular.

Nuestra tragedia es que en ningún otro país del mundo sucede tal hecho de manera tan masiva.

Nuestra tragedia es que no se ve cómo ni cuándo se va a detener esa tragedia.

Fue necesaria una tragedia para que en Sinaloa se reconociera el inmenso valor periodístico y humano que tenía Javier Valdez para muchos periodistas y otras personas en el resto de México y muchos lugares del mundo.

Posdata
Con la renuncia de Margarita a su candidatura Ricardo Anaya ya se saborea los votos que ella atraía. Y sí quizá se lleve muchos de ellos, sin embargo, nos dice el columnista de SDP Noticias, Julio Ríos, que “según la encuestadora Masive Caller, la mitad del voto que tenía Zavala, se iría con Ricardo Anaya Cortés. En el mejor escenario, Margarita tenía 4 o 5 puntos. Es decir, 2 o 2.5 puntos se irían con el candidato del Frente. No obstante, Andrés Manuel alcanzaría el 16.5 por ciento del voto que tenía la ex panista. Casi un punto de los 5 que tenía ella, con lo cual la ganancia real del queretano sería de un punto y medio porcentual como máximo. La agencia INDEMERC tiene otros números: por cada 100 votantes de Zavala, 38 tienen como segunda opción a AMLO, 28 votarían por Ricardo Anaya y siete por José Antonio Meade”.

¿Pero, por otra parte, quienes participaban en la campaña de la señora Zavala se sumarán a la de Anaya, después de tantas estocadas? ¿Qué dirán Morgan y Rice, por ejemplo, en Sinaloa?  Anaya es un tipo cara dura, después de que  humilló a Margarita Zavala en el PAN, ahora quiere hablar con ella y convencerla de que lo apoye. Este sí que es un chico maravilla.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.