NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Mayo 2018 para descarga. https://bit.ly/2xBoHNf

AlfonsoAraujo
LA NUEVA NAO

ALFONSO ARAUJO


Acabo de llevar a una delegación de mexicanos a visitar un lugar en China llamado Dream Town, en el municipio de Hangzhou-Yuhang, en la provincia de Zhejiang. Ubicada al lado de Shanghai, Zhejiang es la tercera provincia más rica de China pero con mucho la más innovadora. Este pequeño distrito es un ejemplo perfecto de lo que se ha dado en llamar “China Speed”, o  “velocidad china”.

Dream Town es una zona de innovación que arrancó en marzo de 2015. El pueblo original, Cangqian, era una villa con arquitectura tradicional, pero descuidada y dilapidada. El gobierno decidió renovarla y actualizarla, al mismo tiempo renovando los edificios originales y construyendo a su lado una serie de centros con arquitectura contemporánea. ¿El destino de este re-lanzamiento? Un hub de desarrollo de tecnológico, dividida en dos: la parte tradicional ahora es la Villa de Startups de Internet, y la parte moderna es llamada Villa de Ángeles, que alberga empresas de finanzas y capital de riesgo.

Dream Town se creó con la idea de poner en un solo lugar al talento y el financiamiento relacionado con empresas de IT. Esta idea de concentración de industrias por zona no tiene nada de nuevo y China lo ha hecho por décadas, con sus zonas económicas especiales y clusters industriales que con su concentración de cadenas de valor, han conquistado prácticamente todas las industrias de manufactura. La novedad con este nuevo experimento es incluir a la tecnología de nueva generación: se puede decir que es una pequeña copia de Silicon Valley.


Y si bien la idea es antigua y bien probada, la diferencia es la velocidad china: mientras que los clusters tradicionales tardan por lo menos 5-10 años en empezar a dar resultados, Dream Town, parte de un proyecto más grande y ambicioso llamado Future Tech City, ha producido la increíble cantidad de 520 proyectos en tres años. Estos están relacionados sobre todo con ideas de comercio electrónico, pero hay desarrollos de inteligencia artificial, software financiero y hasta drones especializados.

En estos proyectos han participado más de 4500 emprendedores chinos y 56 de ellos han captado capital semilla por arriba de un millón de yuanes (170 mil dólares). En total, 176 entidades financieras han aportado más de 250 millones de dólares en los proyectos, y el total de dinero de todas las empresas actualmente en funcionamiento asciende a más de 6 mil millones. Para reiterar: esto es en sólo tres años y los proyectos son solamente con startups pequeñas.


El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.