50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO
CORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA


Yo más bien me preguntaría ¿qué o quién la hizo enrolarse en la competencia presidencial como candidata independiente? En este asunto de las competencias es claro que tenemos muchas respuestas, tantas como preguntas y seguro estoy que no lograremos responderlas todas. Si creo que nos movemos por intereses diversos y que obedecemos a ellos cuando así lo requiera la o las circunstancias.
Para Márgara, el asunto no se vio claro, pues en razón de todos los que buscan el poder sin los consensos adecuados provocan las diferencias ya consabidas en este ir y venir cotidiano de lograr la candidatura para salir en la boleta del 1ero. de julio. Al comienzo del programa de Tercer Grado y un poco después de la entrada y ya encausados a la entrevista, Márgara avienta al escenario su confabulación ya formada en renuncia. Como ella expresó, la decisión fue parte de un proceso cuyo resultado se obtuvo de haber pensado, creo yo, en demasía, los argumentos que expresaría para justificar su declinación en la competencia presidencial, muy desafortunada por cierta para ella, pues peleaba el último lugar con el “Bronco” Rodríguez, otro a mí ver que debería hacer lo mismo: renunciar. Veo el caso de la Márgara, así como el del Bronco, una competencia desafortunada, precisamente por considerarse ellos, independientes. Figura en la competencia que demuestra que no son realmente independientes y que dependen de los recursos, enormes por cierto, para dar la batalla al sistema de partidos subvencionados por el estado.
Es obvio pensar que el dinero, para estos casos, es todo. Nada puede hacerse sin ese recurso que permite comprar la logística para enarbolar una real competencia de promoción al voto ciudadano a favor de cada candidato. Cuando dice que su renuncia formó parte de un proceso, me imagino que tuvieron que ver muchas cosas para concluir que la renuncia a la candidatura era el resultado fatal de dejar a los demás seguir en la contienda. Ella argumenta la polarización de los contrincantes, realmente son dos, el tercero no tiene forma de poder llegar a competir, al menos que use a las instituciones del estado para colocarse en el segundo plano, y desde allí provocar el demandado fraude electoral por los dueños del poder en México. La inequidad en la justa se observa como una condición del mismo proceso, inequidad que promueve la diferencia en todo lo que los mexicanos hacemos de manera cotidiana con la insuficiencia de lo necesario o de lo obligado para darle sentido a lo que se hace. El uso de los dineros públicos se convierte en un ariete que golpea fuertemente a los independientes. Habida cuenta de lo que la Márgara vio, la inequidad se observa como un muro de contención para evitar que esa nueva forma de competencia electoral no prospere.
El partidismo o sistema de partidos en México, tendrá que modificar sus estrategias y sus formas de reagrupamiento político, pues a saber y de lo que hemos visto, lo sucedido con las coaliciones hasta hoy, no creo que siga funcionando como modelo hegemónico en los siguientes procesos electorales.
Está claro que las bolsas económicas que se distribuyen a los partidos es una fuerte tentación con la que deberán lidiar todos aquellos que se ajustan más a la obtención de los beneficios económicos, que a la misma prosperidad democrática repetida muchas veces como un asunto de proclama mercadotécnica. Estoy claro que no hay ingenuidad en ninguna de las decisiones que hayan tomado los candidatos y mucho menos en la candidata Márgara. Los intereses no advertidos en este momento y ocultos para la mayoría del electorado, se irán mostrando en el decurso de lo que resta la campaña política. Estoy convencido en no poder dar respuesta a los porqués de la renuncia de Márgara. Ya habrá tiempo suficiente para conocer realmente los sucesos que darán forma y explicaciones de su retirada. Por lo pronto seguiremos especulando en esta danza de las dudas de los desacuerdos y desencuentros de personajes venidos a menos en el escenario político.  Así sea

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com