NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Julio 2018 para descarga. https://bit.ly/2ACM7TQ

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Creo que por acercarse el día de las madres, el escribiente se siente más sensible que otras veces. Hablar o escribir de las madres nos recuerda el carácter que ellas tienen para ser el bastión principal para el desarrollo de nuestro querido México y desde luego de los mexicanos. Creo que cuando FECAL inició la guerra contra el narcotráfico nunca pensó en las madres de México. Nunca pensó en las mujeres o en los hombres cuyas madres serían agraviadas a tal magnitud. Si hablas que la guerra contra el narco el número de muertos suman entre FECAL y EPN pocos más de 230,000 más los que se sumarían hasta diciembre, imagínese lector el agravio de estos personajes encumbrados al pueblo de México. Porque aunado al daño a las madres, están los hijos, las hijas, los nietos, sobrinos, esposas, los vecinos, los amigos. Si le agregamos el efecto multiplicador de que alrededor de cada agraviado hay de 30 a 50 personas afectadas, imagínense el sentir de nuestro pueblo. Si a lo anterior le agregamos la afectación de los hijos desaparecidos, los asesinatos dolosos por otros delitos, los secuestros, sin ver o atacar realmente las causas, los efectos han sido desastrosos. Pareciera que ha dejado de importar a las autoridades y al mismo presidente el sentir de los mexicanos y continúan ejecutando las acciones que dañan el núcleo familiar, centro y razón de la amalgama social, como si se tratase de algo material o sin importancia. Desde hace tiempo hemos dejado hacer al gobierno lo que él quiera y hemos permanecido apáticos a esas acciones que nos vulneran desde el fondo de nuestro ser. ¿Quién no ha vivido la(s) pérdida(s) de un(más) familiar(es) por consecuencia de lo anterior?, ¿quién no ha sufrido la impotencia de un abuso de la autoridad por más insignificante que ésta sea? Desde una multa de tránsito, hasta la pérdida de un familiar. Hay daños en la sociedad que difícilmente puedan sanarse y es que tendremos que vivir con esas laceraciones hasta que la muerte nos llegue. El patrimonio familiar no es únicamente material, lo es también la historia familiar, la convivencia y el desarrollo humano que hemos alcanzado hasta la fecha. Y con todo lo anterior, lo sufrido no se olvida con el solo hecho de darle vuelta a la página de nuestra vida, quedan los resabios almacenados en nuestra mente y nuestro cuerpo, en nuestro corazón. Como esa muesca que marca la cacha del arma cuando logra matar a uno más. Estar agraviado o sentirse agraviado es vivir con el sentimiento de dolor permanentemente. Extrañar al ser amado implica un daño que difícilmente se restituye. Aguantar las exageraciones en las acciones de un gobierno indolente haciendo que acumulemos odios y resentimientos no es bueno para los mexicanos ni para las generaciones venideras. Necesitamos sanar, pero ¿cómo sanar? Si seguimos viendo los odios por doquier. Está claro que la guerra sigue declarada y que los muertos se siguen dando, un promedio de 70 muertos diarios significa 3500  familias diarias, (105,000 al mes, 1,260, 000 al año, 15,120, 000 por 12 años), ¿hasta dónde llegaremos? Me pregunto. O las madres, qué festejarán este 10 de mayo. O los maestros despedidos por la reforma educativa, ¿Qué es lo que festejarán este 15 de mayo? O la familia de Javier Valdez al saber que el actor intelectual sigue por las calles. Si le sumo el saqueo de los gobernadores, los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, los 49 niños muertos por quemaduras en la guardería ABC en Sonora, todos los abusos del ejército y de los políticos y algunos empresarios rapaces. Con todo lo anterior no me vengan a decir que mi voto no ha sido razonado o tener que creerles a los demás candidatos que AMLO es el loco, el intolerante, el mentiroso o el peligro para México. Entonces, ¿por qué debo quedarme callado?, por qué debo darte el voto a ti Mid o a ti Anaya. Si pides el voto útil desde luego será para AMLO, ninguno de los demás lo merece. Desde luego que sé que el sistema es el causante de todo lo que está pasando y claro, yo dentro de ese sistema por haberlo dejado crecer. Sé que debo asumir mi parte de responsabilidad y este 1ero. de julio puedo cambiar las cosas. NO MÁS AGRAVIOS AL PUEBLO DE MÉXICO. Así sea.


A TODAS LAS MADRES DE MÉXICO LAS ABRAZO CON AMOR


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com