50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

 

El 20 de abril del año pasado (2017) escribí un corto que se denominó ¡¡EL PRI HA MUERTO!! Y claro, concluí que para que el PRI muera deberemos desmantelar el establishment (“lo establecido”) creado por el sistema muchos años antes. El establishment es la estructura hecha a modo que mantiene el andamiaje de poder en México. O sea, es el mismo sistema totalitario que mantiene al poder sin cambio alguno. Cuando hablamos del andamiaje, nos referimos al acomodo organizacional que ejerce el poder sin darnos cuenta que lo ejerce. Ejemplos de lo anterior: Las grandes empresas que influyen en sus trabajadores bajo esquemas de amenazas subliminares sobre quién o cuál candidato debe ser votado y quién no. Así Enrique Coppel por ejemplo, argumenta que el próximo candidato deba hablar inglés, a sabiendas que AMLO no lo habla. Como si hablar inglés asegurara el éxito de la gestión gubernamental. Los 4 expresidentes de la república, más el actual hablan inglés y algunos de ellos (FECAL y Antonio Mead) formados en el ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México) y que mantienen el neoliberalismo como modelo económico actual, y miren qué ha pasado con ellos y su gestión presidencial. O sea, lo dicho anteriormente por Coppel de que hablar inglés garantiza el éxito de la gestión presidencial, no es totalmente cierto. Lo que si aseguran los empresarios con estas gentes, es el mantenimiento o sostenimiento de las componendas para no pagar el ISR, negociado con los gobiernos entrantes que los convierten en cómplices, a ellos AMLO les llama “la mafia del poder”, que de llegar él a la presidencia de México, perderían esas prerrogativas.

Otras estructuras que mantienen “lo establecido” y que suele decirse, grupos enquistados en el poder, tales como sindicatos, asociaciones, clubes, delegaciones federales en los estados de la república, consejos, organismos dependientes de la federación, cámaras industriales, de comercio, de los restauranteros, asociaciones deportivas, políticas, coaligadas todas a reproducir las acciones amañadas para enaltecer la corrupción y la impunidad en México. Ellas mantienen las estructuras de poder formando la red de complicidades y que en conjunto mantienen el poder ejecutivo. Y claro, para el caso de la inseguridad en México me preguntaría ¿por qué debemos de reducir la violencia en México si sabemos que al hacerlo bajarán las prerrogativas del gasto presupuestal?, mismo que otorga enormes ganancias a empresa privadas que venden seguridad a las mismas empresas del poder empresarial. De lo anterior, hacerlo, se privarían de las enormes cantidades de dinero, mismo que se reparten entre los funcionarios influyentes o que no tendrían para gastar los funcionarios públicos. El establishment concierta los acuerdos necesarios y obligados que el mismo sistema establece para mantenerlos. Sería un asunto de hacerse una haraquiri si se reducen los dineros para solventar el enorme gasto que tienen las instituciones de seguridad, incluyendo al ejército, la marina, las corporaciones policiacas, los federales, judiciales, etcétera que suman aproximadamente un poco más 500,000 efectivos en todo México. Dinero que se reparten entre todos, súmele usted lo que genera el narco como parte de ese ingreso para ellos. Así que el pretender desmantelar la estructura o las superestructuras del poder implica necesariamente cambiar el sistema político y económico por uno que verdaderamente de ha lugar el cambio verdadero. ¿No es fácil verdad? Entonces por favor déjense de justificarse todos y pongámonos realmente a trabajar por México y para los mexicanos, y no para unos cuantos que se han llenado sus bolsos de una fortuna manchada de sangre. México necesita de todos y creo que podemos hacerlo efectivo: ricos y pobres, afortunados y desafortunados. Por un México fuerte y digno. Si crees tú empresario que vas a perder con AMLO te aseguro que estás influenciado por los miedos y las viejas costumbres de que el que pega primero pega dos veces. Debes aportar no sólo tu capital, sino también la fuerza de saberte digno de ser mexicano. Si no es así puedes irte como se ha ido Ricardo Anaya, a educar a tus hijos al extranjero o bien como Pepe Mead, a dudar de que México pueda cambiar con uno que no les pertenece. Dejemos de pelearnos entre nosotros, los ciudadanos, que somos realmente los afectados de toda la barbarie que han hecho los políticos y los empresarios rapaces, escudándose con muchas banderas y saqueando a más no poder. Así sea.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com