NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Julio 2018 para descarga. https://bit.ly/2ACM7TQ

cano
APUNTE
JORGE GUILLERMO CANO

*El debate no cumplió expectativas
*La consigna: todos contra AMLO
*Sin cuestionamientos de fondo
*No ganó el electorado
*INE y TEPJF, avalando trampas
*Permanecen dudas en caso Valdez
*Los peligrosos bilingües

Culiacán del caos vial, los baches y los topes, Sinaloa, 02 de mayo 2018. Como se esperaba (para quienes no estamos atrapados en la farándula feisbuquera y colaterales) la inteligencia no tuvo mucho que recuperar del debate del pasado 22 de abril entre los candidatos a la presidencia de México.

Habrá otros dos debates y, desde ahora, todo apunta a que serán más de lo mismo.

Un ejercicio, si así se le puede llamar, inane (vano, fútil, inútil, según define la RAE) de todos los coleros contra uno, al que no lograron mover de su posición claramente delantera; del “hacer montón” contra el que se teme (por ellos) para ver si así; del ataque casi artero para llevar agua a molinos cuya utilidad está por verse.

La expectativa que el debate despertó, visto por millones, no fue cumplida; no se aportaron nuevos elementos para nutrir una opinión documentada de los presuntos votantes, ni se marcaron las diferencias de fondo que, respecto al sistema en curso, debieran aparecer en opciones realmente distintas.

Pero, ni hablar, adhesiones o militancias aparte (aquí, como se ha visto en nuestros comentarios, ni una cosa ni la otra, sino la crítica sustentada) con o sin debates, Andrés Manuel López Obrador sale ganando y es la realidad que se vive, la que sustenta una profunda inconformidad, la matriz de su aceptación con la esperanza del cambio.

En el debate, parecía desde un principio la consigna (y eso fue): atacar al morenista, siguiendo la pauta dictada por los beneficiarios del “estado de cosas” y mal se vieron ante la evidencia pues fue claro de qué se trataba.

Así las cosas, en el mediano plazo (parece que ya no hay espacio para el largo plazo) para la mayoría desprotegida de la población mexicana, la defensa de López Obrador aparece como razonable independientemente de que se tenga o no esa preferencia electoral. A eso movió el llevado y traído debate.

¿PREPARANDO EL TERRENO?

Además, lo que los cuatro coleros hicieron (al tenor de que “órdenes son órdenes”, así se vio) fue tender la cama para que la evidente polarización, de visiones y acciones probables, con la bandera tramposa del “peligro” que representa el puntero, se sitúe en el imaginario colectivo (que es a menudo una representación fantasiosa de la realidad) prácticamente para lo que sea.

Y ese es el verdadero peligro que los cuatro del cabuz alimentan con sus ambiciones y complicidades. Si cultura política hubiera, el llamado sería precisamente a dejar esa ruta y comportarse con civilidad y respeto a la incipiente democracia que vivimos.

Es de esperar que ese tono continúe, particularmente por parte del impensable candidato Anaya (si cultura política hubiera, ni por asomo sería pretenso) la punta de lanza del sistema para tratar de eliminar el riesgo que para ellos representa el candidato de Morena.

¿Que esta es una defensa de AMLO? -Así puede verse, pero en opinión de este escribiente no es más que un reclamo a la incultura política, al arribismo y las malas artes del poder público y privado en este país.

Si ellos no quieren a López Obrador (y están haciendo lo que sea para impedir que sea presidente) para la gran mayoría del pueblo mexicano, profundamente agraviado por el ejercicio impúdico del poder en este país, eso es motivo suficiente para apoyarlo. Ese es otro efecto no deseado (por el sistema) del debate: el tiro por la culata.

Sucedió, pues, que en un contexto en que la contienda está prácticamente decidida (pese a las críticas, muchas fundadas, por los haceres y decires del morenista, lo que aquí hemos señalado con puntualidad) los cuatro coleros se concentraron en el ataque y descalificación del que, razón dixit, ya ven como ganador (“si algo terrible no sucede”).

LOS ACTORES

Se juntaron un tramposo irredento (hecho candidato por el Trife), una tramposa (candidata del INE), un cacique arribista cuyas malas artes se quieren presentar como las mismas del tabasqueño (pero hay enorme diferencia: Anaya no hizo al PAN y no es el PAN; López Obrador, en cambio, hizo a su partido y en más de un sentido él es el Movimiento de Regeneración Nacional) el propio morenista y el priista “independiente”.

Meade, por cierto, no oculta su clara pertenencia al círculo de poder instalado, mientras los otros dos “independientes” y el panista se la pasan procurando a cada momento una capucha. Como fuera, la quinteta no pudo, no quiso, o las dos cosas, salir del esquema rudimentario del slogan repetitivo y la pose.

Perdidos en el consejo mercadotécnico (acaso AMLO trató de evadirlo, sin mucha suerte) se enfrascaron en una cantinela de spots y especulaciones mediáticas; de infundios y medias verdades, que los metió en el berenjenal del discurso con pretensiones de rimbombante pero que resultó vacío y ocioso.

En estricto, nada del debatito que valiera la pena, que marcara rumbo y distancia radical entre visiones supuestamente encontradas.

EL GRAN RECLAMO “OPOSITOR”

Cancelado el camino de la argumentación reflexiva, de la contrastación de visiones de país, del desarrollo más allá del discurso; de la propuesta de cambio efectivo que rebasara el lugar común de lo malo evidente, los cuatro de la retaguardia se encaminaron a cuestionar una y otra vez, hasta el cansancio, la propuesta de amnistía que López Obrador hizo, según como ellos la ven, “a la delincuencia”.

La llevada y traída amnistía que, por cierto, fue planteada como una opción a discutir, en sus alcances y limitaciones, en su forma de operación, con la condición de no cancelar el ejercicio de la justicia, en la búsqueda de remedios para este atribulado país que no haya la puerta.

El jovencito Anaya (dicho sea con la reserva de que juventud no tiene por qué implicar lo que éste ilustra) no se cansaba de repetir que él, al contrario del “amnistiador” Andrés Manuel, va a meter a la cárcel a la delincuencia y, bajita la mano, los otros tres del cabuz se sumaban al canto desentonado.

Pues meterlos a la cárcel es lo que han intentado (y de cuando en cuando hecho, luego de acomodar las piezas) los gobiernos panistas y priistas (prianistas, sería más apropiado decir) sin que las cosas se mejoren aunque sea un tanto así y, al contrario, peor se han puesto.

La tal amnistía, en su sentido literal, sería un contrasentido, no hay duda, pero no es de esa manera que AMLO lo planteó, sino como una de tantas ideas que, con las grandes reservas del caso, dadas las circunstancias no se puede satanizar así nada más.

DEL DEBATE AL MITOTE

Por lo demás, en lo que ya parecía debatito campearon las preguntas sin respuesta porque en su gran mayoría ni preguntas eran, sino juicios sumarios y prácticamente todos encaminados a descarrillar a López Obrador.

Entre los afanes de comedia, algunas propuestas al punto de la insania, como la de “mochar las manos” a los rateros, que hizo el probable manco Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, alias “el bronco”, si su propia propuesta prosperara.

De lo recuperable, AMLO apareció, si bien poco contundente y hasta débil por momentos, como el más centrado en su discurso de campaña, seguido por José Antonio Meade Kuribreña, que igual se colgó del ataque orquestado contra el de Tabasco.

...Y ESTE ERA UN GATO

Ricardo Anaya Cortés se perdió en la consigna feisbuquera y, como se expuso al día siguiente, mintió en muchas de sus aseveraciones, lo que seguirá haciendo al modo trumpiano.

Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, fue incapaz de revertir su pertenencia aunque mantuvo su condición de mujer y hasta admitió algunas liberalidades que sus epígonos no comparten.

Mientras, el falso bronco seguía en la vacilada casi, sabiendo que no hay más qué hacer y Anaya repetía la anti amnistía, buscando con el ataque ver crecer sus bonos, lo que de momento sucedía como en toda mirada superficial.

QUIÉN DE PLANO NO GANÓ: EL ELECTORADO

En estricto, nada que no hayan dicho ya en los medios, la reiteración de la obviedad, la falta de originalidad, nada fuera de la pequeña estrategia del ataque, menor y torpe, de modo que llegó un momento en que no supieron más que decir y López Obrador se daba el lujo de negarse a la respuesta.

De esa manera, a pesar de lo que hayan dicho muchos medios al día siguiente, al aparecer el recuento reflexivo, hicieron ganar a AMLO, por si lo ocupara.

Los “analistas financieros”, por su privada parte dieron por ganador al candidato Anaya. Desde luego, no faltaba más.

Como sea, el tabasqueño salió indemne del ataque concertado. Las encuestas del día siguiente del debatito, revelaron que casi el 90 por ciento de los probables votantes no cambiaron su intención de voto y de los que dijeron haberla cambiado, muchos lo hicieron a favor del candidato de Morena.

Entonces ¿Quién ganó?

Viene el segundo debate, el próximo 20 de mayo, en Tijuana, donde, si va, AMLO seguirá siendo el blanco del ataque concertado. Es de esperar que cambie su estrategia y responda a sus detractores con la energía y contundencia que se requieren.

Seguir dejando hacer y pasar al mentiroso Anaya, por ejemplo; al “independiente” priista Meade (quien, bajita la mano, está introduciendo elementos para una controversia legal contra el tabasqueño) en nada beneficia al Morenista. Vamos a ver qué pasa.

DETRÁS DE LOS NÚMEROS

Las cifras dicen más de lo que parece: el Instituto Nacional Electoral (INE) informó que el Sistema Integral de Fiscalización registra ingresos, de todos los candidatos a la presidencia, por 165.3 millones de pesos. De esa cantidad, 134 millones corresponden al panista Ricardo Anaya, casi el 80 por ciento del total.

En lo que respecta a gastos realizados, el informe registra 157.2 millones de pesos y, de nuevo, la mayor cantidad corresponde al panista: 118 millones, 75 por ciento del total.

El presidente de la Comisión de Fiscalización, Ciro Murayama, informa también que José Antonio Meade ha gastado 26.6 millones (17 por ciento del total); Andrés Manuel López Obrador, de Juntos Haremos Historia, 9.9 millones; Margarita Zavala, 1.5 millones, y Jaime Rodríguez Calderón, 400 mil.

La diferencia, como se ve, es notable en el caso de PAN y los demás. Por algo será que ingresos hay de sobra para los gastos que seguramente crecerán en gran escala.

UNA DE RECOMENDADORES

La Asociación de Bancos de México, cuyo presidente es Marcos Martínez Gavica, hizo diez “recomendaciones” a los candidatos a la presidencia del país. El decálogo es una colección de intenciones para alcanzar “el desarrollo económico sostenible e incluyente”.

Las diez recetas a seguir en opinión de los riquísimos banqueros son: 1) Prudencia en la política económica y estabilidad macro; 2) Un Banco Central autónomo; 3) Finanzas públicas sanas; 4) Un tipo de cambio flexible; 5) Libre comercio; 6) Sistema financiero sólido y con libre competencia; 7) Respeto a las instituciones; 8) Respeto al estado de derecho 9); Libertad individual y derechos humanos; 10) Igualdad y justicia social.

La ocho, como ellos la miran, inhabilita prácticamente la diez. Las demás, el discurso de cada sexenio sin que algo se resuelva.

Aunque se trata de lugares comunes y formas retóricas, tales propuestas no son desdeñables y se han repetido en la historia moderna de México, pero ninguno de los gobiernos posteriores a Lázaro Cárdenas ha hecho algo efectivo para lograrlas.

Pero como de lo que se trata es de exhibir actoría (que tienen sin duda, los dueños del dinero) ahí están las recomendaciones del sentido común, olvidando que en asuntos de impunidad y corrupción esa actoría de los banqueros ha hecho indudable presencia. Pero no se olvida.

AVALANDO TRAMPOSOS

 

El pasado lunes 9 de abril, la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora, dijo con claridad que el fallo que concedió la candidatura “independiente” al falso “bronco”, Jaime Rodríguez Calderón, es contrario a principios básicos que dieron lugar al órgano electoral y sus antecesores.

“Las autoridades jurisdiccionales y administrativas no podemos permitir que cualquiera que aspire a un cargo, de inicio realice acciones que cuestionen su ética y compromiso con la democracia”, expresó Otálora.

Por su parte, el tal “bronco” se concretó a exclamar: “Dios es grande, la fe es grandiosa”.

El TEPJF no tomó en cuenta que su candidato falsificó casi el 60 por ciento del total de sus “apoyos”; las decenas de miles de fotocopias que el aspirante presentó sustituyendo documentación original, ni los 20 millones de pesos de financiamiento cuya legalidad no fue demostrada.

Con todo y eso, el magistrado Felipe Fuentes Barrera presentó un proyecto de resolución cuestionando “la verificación de la papelería” por parte del INE y lo hizo candidato.

Con esa resolución, el TEPJF contribuyó notablemente a la duda que permea a la ciudadanía sobre la imparcialidad del Tribunal y la falta de respeto a sus propias normas. Un factor más que enturbia el proceso electoral en curso.

Y la tal candidatura “independiente” del falso bronco ya se vio para que es, como también la de Margarita Zavala, que igual incurrió en serias irregularidades pero fue avalado, ella, por el INE.

CON ESOS DEFENSORES

Carlos Slim salió en defensa del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) cuyos contratos de obra deben ser revisados minuciosamente, pues se trata de un reclamo general y de suyo pertinente.

Se sabe que los señores inversores, banqueros y financieros bolseros, para las obras del nuevo aeropuerto han estado utilizando los fondos de las Afores, en lugar de su propio dinero, como es el caso de Slim.

En el NAICM se está usando el dinero que manejan las administradoras Pensionissste, Inbursa, Profuturo y XXI Banorte, entre otras.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha informado que, hasta la fecha, se han invertido 137 mil 232 millones de pesos y es un hecho que al menos un tercio de los contratos se adjudicaron sin licitación de por medio, como lo mandata la ley.

¿Qué es, entonces lo que defienden Slim, banqueros y bolseros? –Más claro no puede estar.

En la misma sintonía de proteger el negocio como sea, el gobierno de la República, a través del vocero Eduardo Sánchez, declara enfáticamente que gane quien gane el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México seguirá, “porque no hay estudios que determinen la viabilidad de que se realice en otro sitios”. Aclarado ¿o no?

VIOLA LA CONSTITUCIÓN EL SENADO

A la carrera y por votación dividida, el 25 de abril pasado, el Senado aprobó la nueva Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, a partir de un dictamen de la fracción priista.

Senadores del PAN, PT Morena y los independientes, señalan que se viola la Constitución “al otorgar facultades de investigación de delitos y hasta de espionaje a empresas particulares, dedicadas al resguardo de bienes y personas”.

La iniciativa no fue discutida siquiera en comisiones y se considera grave que se establezca en la ley que, aprobada con 57 votos a favor, 36 en contra y tres abstenciones, que “los servicios de seguridad privada son auxiliares a la función de seguridad pública en materia de prevención de delitos”, lo que es violatorio del Artículo 21 Constitucional, advirtió la senadora Dolores Padierna.

MÁS ALLÁ DE LO KAFKIANO

Preso uno de los presuntos responsables del asesinato del periodista Javier Valdez, en Culiacán (el 15 de mayo se cumple un año del artero crimen) empiezan a circular las versiones, entre la legalidad y la especulación.

Que al detenido en Tijuana, el pasado 23 de abril, Heriberto N., le pagaron “con una pistola” por el asesinato que cometió con otros dos cómplices que no han sido apresados.

Según ha informado la FEADLE, a Valdez lo asesinaron “porque sus publicaciones molestaron a la gente de Eldorado”, concretamente a la célula comandada por Dámaso López Núñez, El Licenciado”.

Encontrar quien hiciera “el jale” no habría sido mayor problema en un municipio, estado y país, donde se mata por mil pesos, una “pistiada” o una pistola. Y no hay exageración alguna, así están las cosas.

Pero las dudas persisten.

Agréguese lo que pasó en Jalisco con el asesinato de tres estudiantes de cine que fueron diluidos, sus cuerpos, en ácido. Después del “pozolero”, la capacidad de asombro entró en letargo y el horror llega de nuevo.

A ver hasta cuándo.

¿DUYU ESPINGLIS?

El 21 de abril pasado, el empresario sinaloense, Enrique Coppel Luken, dijo que “le da miedo” que las reformas estructurales se echen abajo “porque tenemos un candidato (AMLO) que no habla inglés, casi nunca salió del País, que no estudió”.

Eso, sencillamente, es un soberano despropósito, tal y como sucede cuando los iniciativos privados se ponen a opinar de lo que en realidad no entienden, pero con la pretensión de sabelotodo que les caracteriza.

Metido a estratega político, Coppel agregó que le gustaría, que “sería favorable” (ya se sabe a quiénes) una unión entre José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés en contra de Andrés Manuel López Obrador.

“A nosotros nos gustaría, creo que tienen ideas, esos dos, más acordes a lo que puede ser bueno para el País”, dijo el empresario sinaloense.

Pero esa intención tiene otras coincidencias y la especie cobra forma: se busca que Anaya o Meade declinen en favor del otro para ver si así logran parar a López Obrador. Hasta ahora ninguno de ellos da su brazo a torcer y, según se especula, será después del segundo debate o debatito (se verá) el 20 de mayo en Tijuana, cuando se vuelva a evaluar esa posibilidad.

Mientras, “un grupo de empresarios” acudió al INE para plantear “sus preocupaciones acerca de la posibilidad legal de que un candidato presidencial decline su postulación o se sume a otro abanderado”, dio a conocer Lorenzo Córdova Vianello, el consejero presidente del tal instituto.

En eso, Coppel no anda tan despistado.

CUIDADO CON ESOS BILINGÜES

Para el empresario Coppel, y muchos otros iniciativos privados, si se llega a elegir “un presidente que no hable inglés, pero que además no haya estudiado (que no es el caso, por cierto) se corre el riesgo de perder lo ganado con las reformas aprobadas con el presidente Enrique Peña Nieto”.

AMLO, “pues no habla inglés, casi nunca salió del país, que no estudió (falso) o sea, yo digo si ustedes quieren contratar a alguien para un puesto tienen que fijarse en su experiencia en sus capacidades y conocimientos y sus cosas”, agregó Coppel Luken.

 

Tales genialidades se dieron durante un encuentro con empresarios que organizó la Canaco Sinaloa.

Conveniente es recordar que Salinas, Zedillo, Calderón y Fox hablan inglés, así sea a contramoche, y los tres primeros han pasado por Harvard, a más que todos ellos se han paseado bastante antes y después de ocupar la silla presidencial.

¿Y qué pasó con ellos? ¿Los iniciativos privados no tienen memoria? –Sí la tienen, es que con ellos les fue muy bien y mejor. Con AMLO, no vaya a ser.

EN EL TINTERO

-El jueves 26 de abril pasado, la Cámara de Senadores aprobó una Ley General de Comunicación Social que nada corrige en lo que toca a la relación, siempre puesta en cuestión y bajo sospecha fundada, entre los medios de comunicación, particularmente los “grandes” y los gobiernos. Ley “chayote” se ha bautizado, con razón.

-La nueva ley se aprobó con 60 votos del PRI, PVEM y aliados; 46 en contra, de PAN, PT, Morena y PRD.

-Es bastante probable que el salario mínimo en México aumente a 98.15 pesos diarios (esa cantidad es el límite para la “línea de bienestar”, dice el Coneval). Los empresarios mexicanos, que están siendo presionados por sus pares de Estados Unidos y Canadá, a fin de conservar el discutible TLC, no se han inconformado con el reporte inicial del Inegi en ese sentido.

-Lo que falta es que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, gobierno y sindicatos se pongan de acuerdo en el “el momento oportuno”, en términos políticos. Veremos.

-Así sea por el rechazo casi unánime a la propaganda sucia y los ataques calumniosos en contra de Andrés Manuel López Obrador (aunque muchos de sus seguidores cojean del mismo pie) con evidente promoción desde los centros de poder, oficiales y privados, todo indica que, “si no sucede algo terrible”, AMLO se encamina a la silla presidencial.

-Como ya dijimos: los enemigos de Morena están generando un clima de alto riesgo para el país. De lo que suceda, ni los gobiernos ni los iniciativos que están detrás de la campaña del miedo podrán deslindarse.

-El candidato Anaya, luego de que su partido, el PAN, apoyó la reforma educativa en la Cámara de Diputados en 2013, dice ahora que su implementación “ha sido desastrosa” y de ganar las elecciones “se eliminará la evaluación cuya finalidad es castigar a los profesores”. De pronto se da cuenta el panista, cuando fue uno de los que acordaron la tal reforma.

-Simplemente infumables, los cientos de miles de spots radiofónicos y televisivos de los candidatos presidenciales. A ver si en lo que falta aparece la imaginación y la inteligencia (que es mucho pedir, ciertamente).

-Con gran aceptación presentó el amigo y colega Martín Mendoza Flores su libro “Y fueron 92...” el pasado 12 de abril, en la sala Centenario del ISIC. Felicidades.

-Y toda la basura que se esparce en la campaña electorera está pagada con el erario, dinero de la ciudadanía que paga impuestos. ¿Merecido lo tenemos?

-Más de 20 años después de ser práctica recurrente la figura del “arraigo”, que la PGR ha utilizado a su completo arbitrio, de común violando garantías y derechos humanos, la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aceptó las recomendaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la eliminó. Una tardía de cal.

-Con la superficialidad que le caracteriza, la organización paraempresarial “Mexicanos Primero” circula un spot donde aparecen cinco niños pidiendo que “la transformación de la educación” no se detenga.

-En el video se dice el simplismo “Quiero una educación que no la tenga ni Obama”. A tono, pues, con la mirada limitada de suyo que ese organismo exhibe, atrapado en la complicidad con el gobierno en turno. Hay también abuso y ofensa en el tal spot, pero así se las gastan y sorprenden incautos.

-Para su “trabajo político”, según expresa en comunicado, dos asesores y dos auxiliares tiene la diputada Yomahara Valenzuela Aceves, del partido Morena, quien era suplente de la diputada con licencia Merary Villegas Sánchez. Lo mismo sucede con el resto de los 40 diputados en el congreso local. Serían 160, entre asesores y auxiliares. ¿Se justifica esa erogación?

-El Apunte, también en el sitio de nuestro amigo Jorge Luis Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en “Voces del periodista”, revista del Club de Periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

-La edición 187 de “Vértice de Sinaloa” en la Internet: http://verticedesinaloa.net. Su correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..