50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO
CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. La honestidad es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace. Esta definición es la que mejor se le acomoda a AMLO, cuando el bronco le preguntó a Andrés Manuel si era honesto, a lo que respondió que sí. Pareciera que esa respuesta no tuviera importancia y creo que pocos dan cuenta de lo que significa ser honesto en estos tiempos de intensa materialización y de la búsqueda incansable de obtener todo a costa de todo. Andrés Manuel llega a una contienda con la bola negra en sus manos y cómo iba a ser diferente si ya sabemos cómo masca la iguana en el sistema de gobierno que nos incomoda cada día. Un debate donde realmente no da tiempo para argumentar es solo una charla de supuestos y nada de propuestas. El objetivo de los candidatos fue hacer enojar al Peje. NO lo lograron y creo que eso no les dejó dormir esa noche. Perdieron la oportunidad de proponer, argumentar, trazar un camino que aún le resta tiempo para llegar, en lugar de eso se perdieron en tratar de que AMLO perdiera la tolerancia y empezara a despotricar a diestra y siniestra. Vi a un Pepe grillo sin canto ni emoción, decir lo que tenía que decir, que no fue mucho y que pudo hablar más. Un Canalla frustrado y rabioso que no le valieron sus cartulinas, un hombre que desperdicia su capacidad de diálogo y oratoria pero hay algo en él que no se le cree. Un hombre que educa a sus hijos en el extranjero y que gasta millones en traslado significa la existencia de una fuente de recursos grande. Vi a una Margara haciendo lo posible por la defensa de su marido, quien no quedó muy bien parado con tantos asesinatos en su sexenio. Una mujer autoritaria, que para bien de los mexicanos que no gusta de sentir que tiene una generala en su casa, mucho menos de presidenta. En México las feministas aún no son tantas como para elegir como presidente a una mujer. Para muestra de lo que digo, creo que primero debemos tener a una mujer como presidenta en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para luego entonces pensar que podamos tenerla como presidente de México. Muy machistas diría mi madre, pero lo cierto es que siento que no estamos preparados para que una mujer tome las riendas de la empresa “México”, con sucursales en todo el territorio nacional. Creo que para el segundo debate tendrán que buscar otras cosas para pretender hacer enojar al Peje, y creo que eso ya no lo aceptará el ciudadano mexicano. O sea, ya lo advirtieron y seguramente volverá a asistir blindado de acero de pies a cabeza. Por lo tanto, el mocha manos, podrá proponer en el segundo debate el fusilamiento a los corruptos, quizás yo vote por él, solamente por el atrevimiento de proponerlo, no porque realmente deseo que sean fusilados, aunque pensándolo bien… Así sea.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com