NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Abirl 2018 para descarga. https://bit.ly/2rtpTfv

MANUEL CARDENAS FONSECA
MANUEL CÁRDENAS FONSECA

Muchas veces se minimiza y se subestima el valor que tiene el Congreso y el trabajo legislativo que realiza para la vida democrática del país. Los diputados y senadores son la expresión clara de una democracia representativa como la nuestra, en donde existen diversas opiniones y posiciones sobre diferentes temas. La mejor expresión de la pluralidad política y social de nuestro país, se encuentra precisamente en el Congreso.

Tener distintas ideas y confrontar posiciones no hace a unos mejores y a otros peores, sino por el contrario, permite construir acuerdos e impulsar los cambios que requiere el país. Por supuesto no todos estarán de acuerdo, pero como en toda democracia, son las mayorías las que deciden. Lo que debe quedar claro, es que más allá de las diferencias, todas las fuerzas políticas y todos los legisladores proponen e impulsan las reformas que consideran mejores para México, porque todos, a pesar de no compartir las mismas visiones, buscamos construir un país con mejores leyes y con mejores proyectos de desarrollo.

Siendo parte de la actual legislatura y de algunas anteriores, siempre he lamentado que los medios de comunicación den una idea equivocada a la sociedad de los legisladores y de la forma en que se trabaja dentro de las Cámaras. Con un sentido de autocrítica también debo reconocer, que quizá desde el Congreso no hemos sido lo suficientemente capaces de transmitirle a los mexicanos, la importancia del trabajo que hacemos, la forma en que desarrollan sus actividades los congresos (y no solamente en México sino en el mundo), y la trascendencia que tiene cada reforma constitucional o legal que aprobamos, para la vida política, económica y social del país.

No pretendo hacer una apología del Congreso, sé muy bien que hay muchas insuficiencias, que se cometen errores y que muchas veces no estamos atentos a las voces de los hombres y mujeres de la sociedad. Pero créanme que siempre, al menos yo, me he empeñado en realizar el mejor esfuerzo y que en las Cámaras, a diferencia de lo que se piensa y se dice, trabajemos de tiempo completo, estudiemos y analicemos todas las propuestas y expresar nuestras ideas y posiciones sin cortapisas.

La mayor parte del trabajo en las Cámaras se realiza en las Comisiones, donde se discuten las propuestas y se elaboran los dictámenes, y aunque este trabajo se realiza de manera abierta y es transmitido regularmente por el canal del Congreso, desafortunadamente recibe poca atención y esto es lamentable porque es ahí donde se dan los mayores debates y donde se construyen los acuerdos para subir las propuestas para su votación en el Pleno de cada una de las Cámaras.

Lo que sí debo señalar es que hoy más que nunca se vive en México un ambiente más democrático, tanto entre los ciudadanos que pueden elegir libremente con su voto a sus representantes  y a sus gobiernos, como dentro de los Poderes de la Unión, donde cada vez hay una expresión más libre y genuina de las ideas en particular de los integrantes del Poder Legislativo.


Este espíritu democrático es lo que ha permitido que en esta legislatura de la que me ha tocado ser parte desde abril de 2016, hayamos podido aprobar importantes reformas, como todas las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, fundamental para frenar en nuestro país una de las prácticas que más daño hace al desarrollo nacional y a todos los mexicanos. Para mí esta es una reforma fundamental, porque siempre he señalado que la impunidad y la corrupción constituyen el principal freno para el desarrollo del país y para que México se convierta en un país que respete plenamente las leyes que lo rigen.

Ahora que estamos en un proceso electoral sin precedentes en el país, por el número de cargos que se elegirán, tanto en el orden federal como estatal y municipal, es un buen momento para que como ciudadanos valoremos la importancia de contar con legisladores preparados, capacitados y con compromiso con México y votemos por aquellos que nos ofrezcan mayor garantía de expresar la voluntad ciudadana en la aprobación de leyes que beneficien a nuestro país.

Más allá de las críticas muchas veces justificadas, es también momento de reconocer el trabajo que se realiza en el Congreso de la Unión, también hay quienes hacen bien las cosas.

¡Muchas gracias y sean felices!
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.manuelcardenasfonseca.mx
@m_cardenasf