NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Abirl 2018 para descarga. https://bit.ly/2rtpTfv

ARTURO SANTAMARIA
ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

Propios y extraños coinciden en que el cuadro político que más ha aportado a la campaña de Andrés Manuel López Obrador es Tatiana Clouthier. Sí, es posible que tal percepción sea cierta porque pasó de ser una mujer conocida tan sólo en Nuevo León y Sinaloa a ser reconocida a nivel nacional, incluso al nivel o por encima de Marcelo Ebrard quien contó con una enorme exposición mediática como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal.

En entrevista a Noroeste ella le concede al Peje el mérito de ser identificada ampliamente en el País. Y qué bueno que lo diga porque esa modestia es una de sus virtudes, pero no es del todo cierta su respuesta. No se puede negar que la enorme ola lopezobradorista que, por cierto, sigue creciendo según dictan las encuestas de esta semana, le concede un foro inigualable para que su imagen y voz llegue a todos los confines nacionales, pero ella ha sabido aportar lo propio.

Diferentes comentaristas han señalado su inteligencia y habilidad mental para polemizar y encontrar la expresión adecuada para desdibujar las críticas de los oponentes, y también destacan su imagen carismática; sin negar lo anterior, me parece que lo más atractivo de ella es su sinceridad y franqueza.

Anaya y Meade gozan de una inteligencia destacada pero no sinceridad y, en el caso del panista, su honestidad es por lo menos dudosa. Es decir, por más inteligente que sea una persona - por ejemplo, Carlos Salinas de Gortari lo es- si no refleja honestidad y sinceridad no es creíble. A Meade sólo los priistas de hueso colorado le creen su honestidad porque la inmensa mayoría de los mexicanos no. ¿Cómo creerle si representa al partido que elevó la corrupción a niveles vergonzosamente inalcanzables?

Para mala fortuna de Meade y los priistas, y Anaya y los panistas, esta contienda electoral se celebra en un momento en el que el grueso de los mexicanos está harto de políticos y gobernantes corruptos y al único que le creen alrededor del 40 por ciento de los mexicanos que va a combatir ese mal histórico de la política nacional es al tabasqueño, y con ese porcentaje es suficiente para que el morenista se instale en Los Pinos.

Bueno, pues, Tatiana Clouthier suma sinceridad y, por lo tanto, credibilidad a la campaña de López Obrador.

Franqueza, sinceridad y honestidad son especies rarísimas en la política mexicana y esta mujer las tiene y no de ahora, le vienen de lejos.

Este tipo de personalidades son las que necesita urgentemente México para emprender una nueva etapa en nuestra historia. No basta con que las mayorías lo deseen, si no hay líderes que encabecen y conduzcan correctamente esa energía y aspiraciones la oportunidad se puede ir al precipicio.

También es cierto que López Obrador necesita en su equipo de mujeres y hombres insumisos y fuertes, como Tatiana, Paco Ignacio Taibo, Gerardo Ezquivel y otros que no temen expresar sus propios puntos de vista. Si no hay crítica en torno al Peje no habrá posibilidad de algo nuevo en México. La crítica externa, válida o infundada, la hay y la habrá a torrentes, pero es y será más valiosa la propia, la interna.

En los libros  “Maquío, mi padre: el hombre y el político” y “Curul 206”, puede uno descubrir que Tatiana no se ahorra discrepancias y críticas con las personas que ama o estima. Amaba a su padre pero no por ello en su libro deja de señalar los rasgos que no le gustaban de él. No lo oculta, lo dice y eso es notable porque su padre es una figura histórica; pero además lo hace público, lo que es más valioso aun.

Y si Tatiana podía discrepar de su padre, quien era un hombre imponente, ¿ustedes creen que no lo va a hacer de López Obrador? Bueno, ya lo hizo cuando se deslindó de Napoleón Gómez Urrutia.

Tatiana contrasta con Jorge Castañeda, coordinador de la campaña de Anaya, y con Aurelio Nuño, quien hace lo propio con Meade. Los tres son personas talentosas; Castañeda es un político con mucha experiencia y una gran capacidad intelectual; de Nuño se dice que es un individuo de gran inteligencia, pero ambos son soberbios, arrogantes y, en el caso del asesor del panista, es sumamente contradictorio, porque dos semanas antes de incorporarse a la campaña del queretano no le veía capacidad para gobernar. La hija del Maquío, en contraste, lo hemos podido constatar en entrevistas y debates televisados, es muy franca y sencilla. Es decir, mientras la personalidad y el estilo de Tatiana le abonan a Andrés Manuel, Castañeda y Nuño más bien restan a los suyos.

A diferencia de otras campañas, las actuales al comprometer más actores al debate y a las apariciones públicas, los coordinadores también cuentan. Y Tatiana está contando mucho.


Posdata
El Tianguis 2018 fue una gran vitrina para el turismo sinaloense y más particularmente para el mazatleco, pero habrá que esperar, no mucho y trabajando intensamente, para ver si arriban inversiones importantes, más líneas aéreas, más y mejor turismo.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.