NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Mayo 2018 para descarga. https://bit.ly/2xBoHNf

OSWALDO DEL CASTILLO
CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

En términos de desigualdad en México puede decirse mucho, pues a saber que nuestro sistema político y económico no marchan hacia el rumbo que deseáramos muchos. Sin embargo, las voces se levantan un poco más que en otras ocasiones en la historia política de México. Hoy más que nunca, la protesta social es un grito, ya no en el desierto, sino en una comunidad despierta y mejor preparada que en otrora. Se sigue mirando a un México fragmentado, un México con diferencias marcadas, un México mágico para pocos y satánico para muchos. Un México desordenado y dolido, resentido y dispuesto a ir por la venganza, un México engañado. Ya no más arengas, discursos, exordios e introitos. México está herido de gravedad. Inquieto por no saber qué hacer y amenazado por los norteños para seguir siendo esclavos de ellos y de todos aquellos que se creen superior a la raza bronceada. No obstante de todo lo anterior, hay un orgullo que no se ha podido doblegar y ese orgullo es el del indio ladino, que lo mantiene oculto para todos y en el momento en que deba ser sacado saldrá sin miramiento alguno. En México se trabaja para despojar al mexicano de todo lo que tiene sentido, de todo aquello que lo hace ser y claro, que deje de lado la identidad que lo mantiene erguido. Bien señaló Reza Ochoa cuando nombró a AMLO “López”, pues a saber de los mexicanos, ese apellido nos identifica cabalmente. Si bien mencionó el apellido como una burla, bien que hubo el reclamo de muchos para pararlo en seco y hacernos reflexionar acerca de qué ha pasado con nuestra raza bronceada. Si tenemos aún la maldición de la Malinche o si ya remontamos al demonio para ocuparnos de nosotros mismos. Los sujetos anquilosados en el viejo sistema, no dan pauta para denostar a AMLO de manera global, pero no se dan cuenta que el hartazgo ya hizo su trabajo y es muy difícil que se cambie de opinión. Es evidente, aunque pretendan ocultarlo, que todos van contra AMLO, pues representa el cambio, cualquiera que éste sea. Estoy consciente de las implicaciones de creer que AMLO resolverá este asunto de la noche a la mañana, pero también estoy cierto que el anquilosado sistema de gobierno y el modelo económico neoliberal deben cambiar para mejorar las cosas, nunca para beneficiar a unos pocos como lo han venido haciendo desde Salinas a la fecha. No hay ingenuidad en la propaganda política y es que ya no han podido despertar el miedo sembrado como antes lo hacían, el hartazgo nos vacunó contra todo y contra todos. Hoy nos llega un vídeo y ya no se le hace caso, al contrario, se ignora. Los mexicanos seguimos temiendo por la inseguridad y creo que eso nunca acabará totalmente en tanto que no haya un modelo económico que conjunte el esfuerzo de todos. El colectivo laboral quiere dar cuenta de un trabajo medianamente remunerado, de un refrigerador en casa con todo lo que se necesita para alimentar a una familia, contar con el espacio educativo para los hijos, con un medio de trasporte a precios módicos y alcanzables, sin psicópatas ni sociópatas en la calle, calles limpias e impuestos necesarios para mantenerlas y nada de sorpresas que nos hagan lastimarnos más. Esto que escribo es más para mí mismo, que para ustedes, pues debo estar más de acuerdo con lo que pienso, que con lo que me dicen los medios acerca de todo lo que está pasando en nuestro país. Tenemos derecho a equivocarnos cuantas veces queramos, lo que no se vale es que en cada equivocación lastimamos a las generaciones que están por venir. Así sea.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com