NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Primero Ricardo Anaya, luego Andrés Manuel y por último José Antonio. Envestidos de candidatos y con las promesas de siempre arrancan sus campañas políticas. Los escuchas, un electorado cansado de oír lo mismo cada seis años y una bolsa a la que sacas menos dinero para comprar lo necesario para subsistir. Un campo abandonado, la empresa emblemática de nuestra nación quebrada, el petróleo, la energía, las aguas, el territorio y quien sabe cuántas cosas más, entregado al mejor postor, de entre ellos, a extranjeros. Un crecimiento negativo, una gasolina a la alza diario, la carne sólo para ricos, el huevo de vez en cuando, y las promesas a diario. Creo, sin temor a equivocarme, que el pueblo de México ya no necesita de promesas, ni de sueños ni de imaginarios, pues todo eso nos quita la vida poco a poco. Ya no necesita de las amenazas del estado o de los gobiernos prometedores, ya no ocupa una Ley de Seguridad Interior, ni una reforma que nos prometa el cielo y las estrellas. Ya no quiere más promesas de descuentos del 10% para hacer los pagos por internet en el portal del gobierno del estado de Sinaloa, ni tampoco descuentos por la compra de un auto nuevo. Ya no quiere promesas de reducciones del iva en la frontera, pues en nuestro caso, vivimos en Sinaloa. Los sinaloenses tampoco queremos amenazas del ayuntamiento de que pesarán la basura y pagaremos el excedente de ese peso condicionado. Ya no más promesas de que los rateros de cuello blanco regresarán lo robado y se encarcelarán por el delito de peculado. Ya no comeremos hamburguesas con la carne pasada en su fecha de vigencia ni comprar limones ni aguacates a precios imposibles de pagarlos. Queremos que el trabajo abunde y que los mexicanos podamos estar tranquilos sin ver la voracidad de los políticos por llegar. Queremos poder andar por las calles sin baches que nos truenen las llantas y descompongan nuestras carcachas. Queremos ver los precios de todo bajar y los salarios de todos subir, quizás esta vez podamos viajar con la familia y disfrutar las promesas de esos pueblos mágicos y sus comidas saborear. Queremos sentir la seguridad en nuestro andar y por las noches disfrutar la luz de la luna sin temor a ser asaltados o simplemente asustados. Escuchen candidatos, queremos ver en ustedes el trabajo por México y para los mexicanos y no que abran cuentas en el extranjero. Que viajen por México y que sus hijos vivan, estudien y coman lo que el país produce y dejen de presumir que afuera está mejor que adentro. Basta ya de mentiras, debemos hacer algo por nuestro México querido. Así sea.
     
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com