NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Marzo 2018 para descarga. https://bit.ly/2H9TAff

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Hemos pasado por tantas elecciones que creer en lo que nos dicen es parte ya de un comportamiento de resistencia y de hartazgos repetidos. Creer o no creer forma parte de una conducta indolente. Que bien pudiera cumplir el que promete, igual pudiera quedarse callada sin prometer nada. Incumplir y mentir se encuentra implícito en el discurso. Mismo que profana la integridad del sujeto que lo escucha. Cómo creer si la acción prometida es contraria a la acción realizada. Nos dicen que no habrá alzas de gasolina cuando ésta aumenta un centavo diario. Nos dicen que meterán a la cárcel a los corruptos y a diario salen a relucir nuevas caras y nuevas instituciones delictivas. Nos dicen que entran a un programa de austeridad del gasto y vemos dispendios por doquier. Nos dicen que respetarán los compromisos hechos y vemos que no se aplican a la disciplina de la acción misma. Nos dicen que no habrá inflación y el huevo no lo alcanzo, menos la carne y el azúcar y los aceites y la leche, etcétera. Solamente el que no tiene para comprar no se da cuenta del alza inflacionaria. Por qué no creer, si la verdad está a la vista de todos, si las mentiras nos rebasan por la derecha y por la izquierda, si las reformas estructurales no han bajado a la escasez económica familiar. La precariedad del presupuesto para agrandar la vida ciudadana y lograr la satisfacción de una vida digna no está en esas promesas de campaña, seguramente los políticos creen en sus propias promesas, pero aquí entre nos, más bien creo que piensan que les creemos. La lógica del poder tiene su propia lógica no es la de todas las lógicas que conocemos. En esa lógica si escupes para arriba, el salivazo no cae, se queda arriba, rompiendo la lógica de la gravedad. En ese mismo tenor si prometes algo, esa promesa se convierte en mil y ninguna de ellas se observan cumplidas. El poder empodera al elegido y no a la comunidad de donde fue elegido. El ya empoderado, que es juan pueblo, empodera a otros para restar poder a Juanito pueblo. En la lógica de la elección si no le creemos al candidato que se va a elegir, no creemos en nosotros mismos. Entonces en esa lógica tampoco creemos que el elegido nos vaya a cumplir. Este es un juego perverso en que caemos cada vez que hay elecciones. Y de pronto decimos “No hay a quién elegir, todos son lo mismo”. Debiéramos decir, “todos los candidatos son diferentes, pero los que elegimos somos todos iguales”. Entonces la lógica pudiera cambiar en términos del cómo la planteamos. Ya empezaron a sacar por los medios que regresar al pasado es un retroceso. Veámoslo, en un pasado los salarios alcanzaban para hacerte de un carrito de medio uso, hoy no alcanza ni para el abono. En un pasado tenías solo un trabajo y con ese vivías, hoy tienes dos o más y no alcanza para vivir satisfactoriamente. En un pasado, salías a la calle sin temor a que te fueran asaltar, hoy ni sales. En un pasado se nos escondía la información y no nos dábamos cuenta de lo que un político-funcionario robaba, hoy las redes nos informan, ese es un beneficio del presente. En un pasado la familia entera miraba la televisión, hoy cada miembro de la familia tiene uno de esos aparatos. No digo que el pasado fuese mejor, pero era sin duda un tiempo de mayor calidad familiar. Tampoco digo que habremos de quedarnos en el pasado, pero si digo que no debemos denostarlo, de allí vinimos. Nos pintan el pasado como algo terrorífico y verdad lo fue en muchas cosas, la matanza de Tlatelolco fue uno de esos días del pasado al que no queremos volver, pero el sistema actual se empeña en que volvamos, ya los vimos con los 43 de Ayotzinapa. Entonces cómo creer que no tendremos más de todo eso del pasado si lo vivimos con el régimen actual. No lo vivimos siendo AMLO presidente de la república. Lo vivimos con los presidentes del PRI y del PAN, entonces está claro, en la lógica que nos plantea el sistema actual, que volver al pasado es volver con los mismos con los que ya no queremos estar. Así sea.
 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com