NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Marzo 2018 para descarga. https://bit.ly/2H9TAff

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Carlos Marín, Héctor Aguilar Camín, Juan Pablo Becerra Acosta, Carlos Puig, Jesús Siva-Hersog y Azucena Uresti. Todos representantes de Milenio y coordinados por el primero de ellos, quien nunca perdió la ocasión para tratar de denostar a Andrés Manuel López Obrador con una actitud grotesca por no decir grosera. Frunciendo el ceño y con una risa de burla increpaba a AMLO con voz alta lo que debería haber sido todo lo contrario. Cercaron al tigre pero nunca pudieron enjaularlo. AMLO mostró la madurez necesaria para tener el privilegio de mandar. Calmado como es él, daba respuestas a las interrogantes interpuestas por los inquisidores periodistas, que más bien se antojaba una declaración forzada en la cual se intentaba que cayera en las trampas de ellos. Para sorpresa de ellos mismos, AMLO les respondió con los cómos, que en ese momento ante el asombro de los periodistas poco a poco le fueron bajando a su interrogatorio. Los domados fueron ellos al no ver por ningún lado el quebranto metodológico que el Peje les mostraba para resolver cada una de las problemáticas que se ponían en el pandero como imposibles de resolver. Una hora con treinta y cinco minutos duró la plática cuya cadencia la impuso Andrés Manuel aun con la urgencia que le planteaba Carlos Marín con voz fuerte pero grosera. Si la idea de ellos era burlarse y humillar a AMLO, se llevaron la sorpresa del año, pues fueron ellos los que se tildaron de cola de ratón ante la fuerza del león. Los argumentos de AMLO para resolver, nunca vistos de ningún otro candidato, fueron precisos y contundentes, dignos de un estadista sin ser mandatario aún. Creo estar en lo cierto cuando digo que Andrés Manuel ya tiene el tamaño suficiente para representarnos dignamente como Presidente de México. La sencillez, la madurez y la tolerancia con la que se vio dicen mucho del ser humano que es y de llegar a ser, si lo elegimos para tal encomienda, nada que ver con los rusos, los chinos o los venezolanos. México se pinta aparte y sus problemáticas, tan diferentes a las demás, deberán resolverse poco a poco o lentamente, así como es Andrés. Acordará con las fuerzas vivas de la nación a las 6 de la mañana de llegar a la silla presidencial, cosa que nadie ha hecho en la historia de nuestra nación, ya lo vimos en el pasado reciente, y puso de ejemplo su mandato en el D. F. nadie le refutó su papel y creo que era el momento de hacerlo, sin embargo una cosa es tenerlo enfrente de ellos y otra hablar por los medios como esa mano que tira la piedra para luego esconderla. Carlos Marín se quedó con la rabieta, que seguro estoy, tuvo que ir al hospital por un problema de gastritis. El tigre sigue suelto y el primero de julio lo soltaremos pero amarrado a la silla presidencial. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com