50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

ARTURO SANTAMARIAARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

El miércoles pasado, el periodista Víctor Torres, en Radio Fórmula, tuvo el acierto de organizar un debate entre los candidatos sinaloenses al Senado. Como bien se ha dicho, es el primero que en la presente contienda se da en el País, lo cual habla de un periodismo plural y tolerante, y de tres políticos abiertos, modernos, sin temores.

Nuevamente, Sinaloa destaca por organizar una actividad cívica de avanzada, tal y como sucedió con el primer debate político abierto que se celebró en la historia de México, cuando, convocados por Noroeste, Juan Guerra, por el PRD; Juan S. Millán, por el PRI, y Emilio Goicochea, por el PAN, quienes se perfilaban en 1997 como posibles candidatos a la Gubernatura (sólo Juan Guerra no lo sería), polemizaron vigorosamente en el teatro Inés Arredondo.

Ambos son hitos de la historia democrática del estado poco conocidos en el territorio nacional.

El miércoles pasado Manuel Clouthier mostró las tablas que ha adquirido en su paso por la Cámara de Diputados. No exhibió tan sólo su conocido temperamento, sino también experiencia e información precisa de los temas que ese día se discutieron. Dejó ver, sin duda, que sería un buen Senador.

Rubén Rocha se presentó con una personalidad más reposada y cuidadosa que sus dos contrincantes, y se vio en desventaja en el tema agrícola porque Clouthier y Zamora conocen a fondo ese tópico, uno por ser un empresario que ha incursionado en esa actividad, y el otro porque ha sido funcionario de la misma; sin embargo, el maestro mostró seguridad en el tema crucial de la lucha contra la corrupción, sobre todo cuando puso el ejemplo de cómo la enfrentó en su paso como Rector de la UAS.

Mario Zamora presumió una personalidad firme e incluso desafiante, como si fuera un candidato de Oposición, seguramente porque él y su partido están urgidos de parecer creíbles y convincentes. Sin duda conoce el campo y también se mostró seguro en el tema de la honestidad. Sin embargo, tiene como handicap a su partido que pesa como un elefante moribundo.

El gran ausente fue Melesio Cuén, quien hizo un pésimo cálculo de los costos que implicaba presentarse a debatir. Creyó que era más conveniente no participar que asistir, pero la opinión generalizada es que temió discutir. Si fuera líder indiscutible en las encuestas estatales podría justificarse su abstención diciendo que no quería arriesgarse a que le pegaran, tal y como lo ha declarado López Obrador, pero no es el caso, Cuén no encabeza los sondeos sinaloenses para el Senado. En realidad, el pasista se está derrotando solo.

Manuel Clouthier tiene la ventaja de la legitimidad ciudadana que le concedió las firmas para obtener el registro como candidato, es frontalmente crítico de la corrupción y la impunidad de los políticos del sistema, ya es un parlamentario experimentado, pero deja la duda de que si ha construido la estructura electoral necesaria para una campaña muy disputada. Fue algo notable allegarse las más de 50 mil firmas de apoyo ciudadano, sin embargo luchar contra aparatos partidarios en todo el estado va a demandar una verdadera hazaña organizativa y política.

Mario Zamora, además del apoyo de su partido y de importantes empresarios, sobre todo del norte del estado, contará con el apoyo gubernamental. El PRI no hace campañas sin el respaldo de las estructuras de gobierno y las del corporativismo sindical. No obstante, su problema más grande es el desprestigio del tricolor y el poco arrastre de su candidato presidencial. Ser amigo cercano de Meade le ganó la candidatura, pero no punch ni carisma, del que carece el candidato no priista del PRI.

Rubén Rocha Moya goza del enorme respaldo que está recibiendo López Obrador y que se extiende al resto de los candidatos de Morena en el País. El hijo pródigo de Batequitas, Badiraguato, aporta una red de universitarios amplia y una sólida experiencia en la administración pública, pero sin el arrastre del Peje su arribo al Senado sería imposible, el cual se ve cada vez más cercano.

Cuén se está desinflando con el debilitamiento de Anaya y las profundas divisiones internas del panismo sinaloense, sin contar los yerros que está cometiendo.

No obstante, es muy cierto que habrá que esperar el inicio totalmente abierto de las campañas para ver quién es quién.


Posdata

Sinaloa, y no tan sólo Mazatlán, podrán empezar una nueva etapa, muy promisoria en su desarrollo turístico, si es que los CEOS que van a venir de todo el mundo se convencen que hacer negocios en nuestro estado les rinde abundantes frutos. Todo depende de lo que brinden las autoridades estatales y federales, las propuestas que hagan los empresarios sinaloenses y de la magia que despliegue la población del puerto durante la celebración del Tianguis. Si está convencida que el Tianguis la puede favorecer le brotará lo mejor de sí. Por el contrario, si no le importa o es indiferente le saldrá el mal humor.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.