NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Marzo 2018 para descarga. https://bit.ly/2H9TAff

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Seguramente usted se preguntará ¿a qué tiempos nos referimos?, serán los tiempos del apocalipsis, el final de los tiempos, los tiempos de las elecciones, o simplemente los tiempos del cambio. Hablar de los tiempos del cambio es para, un poco vivir en la incertidumbre, en la duda y en la vulnerabilidad en que se nos presentan las cosas. Estar preparado para lo que viene, es un tanto decir que hay que esperar lo inesperado. Y ese hecho de esperar lo inesperado, es casi estar preparado para lo que viene. No se ocupa de una bola de cristal para dar cuenta del gradiente de aumento en la gasolina para ver una escalada de precios cambiantes y dinámicos en todos los productos que consumimos. Basta con estar ciegos para no darnos cuenta de la inflación que se trata de ocultar día con día. La canasta básica es cada vez menos básica, pues no alcanzan los dineros para completarla, mucho menos para saldar cuentas que se han ido rezagando conforme pasa el tiempo. Enero, febrero y marzo son los meses de mayor ajuste económico familiar en que habremos de seguir la vieja escuela de la escasez. Subsistir es la regla de tres. Tortillas, huevos y refrescos, es la dieta acostumbrada de la gran mayoría, algunas veces el frijol en lugar del huevo. Todo depende de cómo amanece el precio del frijol. La carne es un lujo que pocos pueden darse y comerla solo en fiestas donde somos invitados. Cuando vemos que más de 15 países comen o viven al día con menos de un dólar es para dimensionar lo que está pasando realmente en el mundo. Otra estadística dice que el 9.6% de la población mundial sobrevive con menos de 1.6 euros al día. 702 millones de personas viven en condición de extrema pobreza ese es el dato de lo que representa el porcentaje de 9.6%. Con los números anteriores podemos observar que la pobreza ha estado siempre en los discursos de los políticos para lograr sus objetivos, pero poco o nada se hace para subsanar esta problemática que más bien puede ser considerada como una pandemia mundial, que si bien, el pobre nada aporta a la economía globalizada, hay quienes piensan que sería mejor deshacerse de ellos. La carga que se genera cuando no se atiende esta franja de pobreza mundial es que los gobiernos del mundo no se afligen ni se ocupan para generar la fuerza laboral donde la población menos afortunada pueda emplearse y vivir con dignidad. Pareciera que entre más pobres surgen nuevos ricos en esos países en que se vive los extremos sociales. La desigualdad cobra sentido al ver que la pobreza va in creciendo y poco o nada se hace para erradicarla. La muy solicitada categoría de solidaridad se convierte de pronto en letra muerta pues en lugar de consolidad la cooperación y la armonía, se perfila la individualidad y el egoísmo en aras de fomentar la competencia y acrecentar la desigualdad. Por ello, los tiempos que se vienen serán los tiempos de mayor importancia para atender todo aquello que nos ha llevado a olvidar que todos somos la solución a dicha problemática. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com