NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Marzo 2018 para descarga. https://bit.ly/2H9TAff

JesusrojasriveraJESÚS ROJAS RIVERA

Están de modas las “fake news” o noticias falsas, la paradójica historia de un juego por desinformar o mal informar en la era de la información. Todos los días vemos en redes sociales y alguno que otro medio de comunicación mentiras y verosimilitudes que se presentan como información verídica. Murió fulano artista, subieron el impuesto tal, descubrieron una nueva especie de culebra que anida en los cocoteros, el candidato tal fue detenido o quieren postular para Presidente a un capo recluido en prisión. Las posibilidades para generar y difundir falsedades informativas son infinitas.

En el marco de la discusión sobre la “opinión” y la “noticia” se presentó esta semana un tema que “incendió” los contenidos noticiosos por la naturaleza de la nota. “La Suprema Corte de Justicia aprobó la detención policial por sospecha” “Avalan magistrados revisiones y detenciones sin orden judicial”, “Serán legales las detenciones forzadas sin orden de un juez”.

Pero fue el periodista Víctor Trujillo “Brozo” en su programa El Mañanero quien dedicara la editorial del noticiero difundiendo y compartiendo la siguiente opinión: “Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ministro Javier Laynez...

Usted nos ha traicionado señor, no sé qué problema tenga, ni qué problemas arrastre, pero con esto que usted propone, ha puesto en verdadero peligro a los ciudadanos del país. Hágase usted cargo, porque lo que usted ha propuesto y sus compañeros han avalado es una bajeza. Usted y los ministros que estuvieron por el sí, busquen un buen geriatra, un buen psiquiatra, un buen cura. Qué pena me dan”. Sic

El periodista espetó sus “netas”, sin conocimiento de la Ley, si haber leído el resolutivo de sentencia de la Suprema Corte y sin escuchar los razonamientos de los jurisconsultos, dijo lo que dijo y millones de mexicanos se sumaron al linchamiento mediático.
 
Tal vez “El payaso tenebroso” debió escuchar primero los fundamentos de los ministros antes de juzgarlos y enjuiciarlos, debió valorar los argumentos del ponente sobre el tema en discusión, es decir, primero debió informarse antes de desinformar. El titular del noticiero debió enterarse primero de aquello que la Corte aprobó fue la constitucionalidad de dos actos contemplados en el Código Nacional de Procedimientos Penales vigente desde 2016, enmarcados en la “sospecha razonada” y que esto no tiene nada que ver con darle facultades a las corporaciones policiacas para que detengan arbitrariamente a los ciudadanos.
 
Lo explico en las palabras del Ministro Laynez: -la detención bajo- “la figura de sospecha razonable tiene que ver forzosamente en dos momentos; la flagrancia y cuando se encuentre dentro de una averiguación abierta bajo encargo del Ministerio Público, es decir, cuando se esté investigando un delito dentro de una carpeta de investigación”. “No se trata de una detención por sospecha de un policía que decide detenerte arbitrariamente cuando uno camina por la calle o circula en su automóvil, eso es y seguirá siendo inconstitucional”.
 
Es decir, lo que la SCJN reguló es la práctica que se lleva en los procedimientos de detención ordinaria. Cuando un ciudadano es víctima, conoce o sabe de la comisión de un delito, puede pedirle a la autoridad que detenga a un sospechoso. También cuando la misma autoridad vea en flagrancia a un individuo o grupo de individuos delinquiendo, cosa que, como dice el Ministro Laynez Potisek “sucede en todas las sociedades del mundo”.
 
En pocas palabras, es mentira que la SCJN avalara la violación de los derechos humanos, tal como lo han querido sugerir algunos desentendidos del derecho, atacando de nuevo la credibilidad de las instituciones del país. Es absolutamente falso que se trate de una regresión autoritaria y es absurdo discutir este tema fuera de los términos del máximo órgano jurisdiccional de la Nación. Ese es el gran problema en la era de la información, donde somos muchos los que opinamos y pocos, muy pocos los que se detienen a buscar la razón. La gran lucha en el futuro estará en buscar mecanismos efectivos para discernir entre las muchas mentiras que se dicen y las pocas verdades que se deben saber. Luego le seguimos. 
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://jesusrojaspolitologo.blogspot.mx/