NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA

2018: LA LUCHA

La reflexión es un asunto que nos debe llevar a entender, comprender, y a hacer algo como consecuencia de esa meditación que algunas veces hacemos los humanos. Nuestro papel social es atender al llamado interior que es producto de la reflexión que hacemos cotidianamente. De plano, es poner manos a la obra de lo bueno o de lo malo que hacemos o dejamos de hacer. En una charla informal, en un café conocido de Culiacán, tratábamos algunos tópicos referidos al modelo económico, algunos compañeros dueños de empresas y como siempre uno que otro mitotero, veíamos algunos elementos que deberían configurar el esquema empresarial desde su base social. Estaba claro que los empresarios se arropaban con el modelo capitalista, y en este asunto de la acumulación de la riqueza, estaba precisamente, decían algunos, la prosperidad de la nación y desde luego de los inversionistas. Lo que no quedaba claro era la razón por la que los empresarios habían entrado a esa parte corrupta de los funcionarios de los mal llamados “moches”. Uno de ellos argumentaba que prácticamente los “obligaban” a entrar al ruedo, pues de otra manera quedaban fuera de la jugada. Otro, en forma de queja, decía que los moches iban “in creciendo” y eso los obligaba a meter materiales más baratos para que la fórmula diera el gradiente de ganancia. El círculo vicioso es que entre más alto el moche, más chafa es la obra que realizan. Finalmente la plática quedó únicamente en señalamientos entre los empresarios y los funcionarios haciendo énfasis en la corresponsabilidad que ambos tenían para el reparto del erario en una forma abusiva y destructiva para la comunidad a la que debieran responder de otra forma. Una vez escuchado las defensas de ambos actores no me queda más remedio que decir lo siguiente: nuestro modelo económico está formulado para empobrecer a todos de alguna u otra manera. Lo explico. En el corto plazo en que este modelo se opera puede observarse que ambos: funcionarios y empresarios ganan. El deterioro de esta componenda es que la comunidad obtiene servicios de muy baja calidad y que como consecuencia de lo anterior el daño será mayor. A mediano plazo, el funcionario quiere mayor rendimiento de la operación y le exige al empresario mayor contribución: a mediano plazo el funcionario se hace de mayor cantidad de recursos y el empresario sobrevive. A largo plazo, el funcionario, que no tiene llena, exige una mayor contribución y el empresario ya no puede hacerse para atrás debido a que el gobierno es el único cliente que tiene, además ya está acostumbrado a tener los recursos mochos. A largo plazo, el funcionario es sustituido por hacer un mal ejercicio público y el empresario quiebra. La comunidad paga esos platos rotos al tener una vida menos digna, de mayor costo y con menos posibilidades de substituir los bienes que se fueron acabando con la mala calidad de los servicios que el estado ofrece. El hambre empobrece a la nación por ese apetito desmedido de querer tener más cuando no hace más por mejorar las condiciones que le rodean. A la larga todos perdemos. Así sea.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.didaktica.com