NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Mayo 2018 para descarga. https://bit.ly/2xBoHNf

AMBROCIO MOJARDINVISOR SOCIAL
AMBROCIO MOJARDÍN HERÁLDEZ

Mañana domingo se celebra el Día de la Familia y el próximo jueves el Día Internacional de la Mujer. Para propósitos de bienestar social, ambas celebraciones son muy significativas y las dos exigen cuentas pendientes.

Veamos el primero. Este año, se convoca a celebrar el día de la familia con el lema de “Fomentar su integración y aumentar su bienestar”. El llamado resulta bastante atractivo y oportuno porque la sociedad está sufriendo muchos estragos de la confusión y la desorientación en que se encuentran gran parte de las familias.

Solo déjeme mencionar algunos datos, que aunque no dependen completamente de la desintegración familiar, sí tienen una conexión directa con ello. México sigue teniendo el primer lugar en embarazos tempranos, dentro de los países de la OCDE. La Secretaría de Salud registró en 2017 una tasa de 77 nacimientos por cada mujer entre 15 y 19 años.

Entre las causas más comunes, los especialistas reconocen a la actividad sexual temprana, la doble moral sobre sexualidad, la falta de cercanía y comunicación efectiva madre-hija y la confusión adolescente sobre el manejo de sus emociones. Todas ellas relacionadas con la carencia de una familia estable y sólida.

Las adicciones en adolescentes van en aumento y muchas de ellas terminan siendo de consecuencias fatales. El Consejo Nacional Contra las Adicciones reportó el año pasado que la edad de primer contacto con las drogas ilegales ha disminuido hasta los 10 años y que tan solo en los últimos cinco años se duplicado el número de adolescentes que consumen marihuana y cocaína.

Sobre el consumo de drogas legales como el alcohol y el tabaco, la SSA registra que el mayor aumento lo ha tenido la población femenina de adolescentes. Las jovencitas están viendo en estas sustancias y algunas drogas ilegales como la marihuana, una razón para el reconocimiento que no encuentran por otra vía.

El suicidio de adolescentes es otro problema grave que debemos poner en la mesa de análisis. Según datos oficiales del INEGI el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes y            adolescentes (http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2017/suicidios2017_Nal.pdf). Un promedio de 5.2 personas por cada 100 mil habitantes en nuestro país, se quitan la vida la gran mayoría están en el rango de edad de 15 a 29 años, con casos extremos de niños entre los 9 y 11 años.

La causa principal del suicidio infantil y adolescente es la depresión y la falta de redes sociales de apoyo. Según la psicología clínica, la causa principal de la depresión en la infancia y en la adolescencia tiene ligas directas con el tipo de crianza y los ambientes familiares de conflicto. 

Una familia integrada, con formas de convivencia que permitan la comunicación abierta y empática entre padres e hijos es la mejor prevención de los problemas descritos. La inmensa mayoría de los casos de embarazo temprano, adicciones y tendencia suicida, revelan origen en familias desintegradas.

Por ello, llamar al incremento de esfuerzos por tener familias integradas, como celebración del Día de la Familia es una excelente decisión. Si Usted o alguien cercano tiene dudas sobre cómo hacerlo, la recomendación es acercarse a un especialista y pedir su ayuda. Seguramente la obtendrá y de ello vendrán mejores resultados familiares.

Con relación a la celebración del Día Internacional de la Mujer también hay cosas que destacar y mucha tarea por hacer. El lema de este año es “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

La lucha de las mujeres por gozar de los mismos derechos que los hombres ha sido larga y con resultados parciales e insuficientes. Las estadísticas mundiales dicen que, en general, las mujeres participan en mucho menor proporción que los hombres en las grandes decisiones de la humanidad. En 2017, solo 16 países contaban con mujeres en cargo de presidente o similar.

Las mujeres tienen por lo menos dos veces menos probabilidad que los hombres de tener un empleo de alta remuneración. En puestos similares, con preparación y experiencia similares, una mujer tiende a ganar hasta el 35 por ciento menos que lo que se le paga a un hombre. 

La sociedad moderna tiene grandes deudas con este sector y no puede desentenderse de ello. La ciencia ha demostrado que las diferencias en inteligencia, creatividad, motivación, dedicación y tenacidad que existen entre las personas, no tienen que ver con que se sea del sexo femenino o masculino. A pesar de que se les ha limitado, son muchísimos los ejemplos de mujeres que han revolucionado el mundo de la ciencia, la cultura, la educación y la solución de todo tipo de problemas. 

Podemos aprovechar esta celebración del Día de la Mujer para recordar y analizar sus luchas y sus logros. También podemos aprovecharla para empezar nuevas prácticas de relación con ellas y construir formas de interacción más justas. 

Como forma de celebración, podemos empezar para que de una vez por todas se supere la superficialidad con que las tratamos y les reconozcamos sus capacidades, sus derechos, sus esfuerzos, sus logros y sus planes, sin regateos. Ya llevamos mucho con esa deuda, podemos empezar a pagarla. ¿O usted qué opina?

@ambrociomojardi

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.