NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Sin duda que en estos tiempos modernos existen un sinnúmero de representaciones sociales y tecnológicas que fungen como símbolos de actuación que guían la conducta de los sujetos que habitamos estas tierras. La modernidad se ha instalado en la tecnología de punta que mueve las comunicaciones como antes lo hacían los buques transatlánticos. Posterior a ellos, los primeros aviones que se atrevieron a cruzar los mares. Desde las maravillas universales a la fecha, este asunto de los símbolos ha variado enormemente. Los Tótems existen de innumerables tamaños, formas, colores, y ahora de diversos materiales, no solamente de madera. Hemos aceptado la modernidad por la inmediatez misma, ésta que nos coloca en el entorno de la dinámica del cambio. Decir entonces que nuestros aparatos electrónicos están dotados de la última tecnología, es aceptar que estamos dentro de la modernidad y en la frontera del conocimiento tecnológico. Como nunca antes visto, se nos acerca, muy cercanamente, a vislumbrar avances que aún no están a la vista del hombre, pero si en su imaginario. Aspectos de tecnología en la medicina, en la astronauta, en la cibernética, en lo neuronal, en la genética, en la robótica, en la biología que inimaginablemente los seres humanos aceptamos y que de alguna forma agrandamos este entendimiento como si fuese una recreación virtual en la que hacemos posible los sueños más increíbles, y que en apenas algunas décadas antes era imposible imaginar. Esas viejas creencias que teníamos los humanos con respecto los dioses han quedado rebasadas al asignarles a esta modernidad la confianza y la fe en la tecnología de punta o de frontera. Y estoy completamente de acuerdo cuando decimos que estos avances nos harán la vida más fácil de vivirla, claro, siempre y cuando estos avances se encuentran al alcance de todos los humanos. En otros cortos reflexivos he dicho que la tecnología o la ciencia han avanzado a costa de la degradación del hombre, o sea entre más tecnología para salvar nuestras vidas, el hombre se empecina a destruirse a sí mismo. Los humanos hemos descuidado el avance del hombre y lo hemos dedicado a otros avances, que si bien son importantes, el hombre mismo no se ha dado la importancia que cree merecer. Dicha degradación se manifiesta de manera evidente con las guerras actuales, claro, dirán ustedes, éstas han existido siempre, pero aquí el asunto es que si hubiésemos avanzado como civilización, éstas no tendrían razón de ser. Los Tótems nos han arrebatado la atención al hombre mismo y nos hemos encadenado a los aspectos materiales que debieran abonar al crecimiento y desarrollo humano. Ahora son esos dioses a los que les rendimos pleitesía, a los que de manera inconsciente les dedicamos gran parte de nuestro tiempo, probablemente el tiempo de los actuales jóvenes no tiene el valor que nosotros le teníamos al tiempo en nuestros tiempos, ahora quizás, por el acomodo o el hedonismo que los ha llevado a dimensionar de manera distinta el uso del tiempo. Estoy consciente que no es en todos los casos, pero las representaciones de la tecnología nos llevan a lidiar con aspectos muy tangibles de la modernidad en que vivimos. Los Tótems o esas representaciones ideológicas o iconográficas cargados de atributos y significados nos han llevado a ver el mundo de muy distinta manera. De tal forma y circunstancia las oportunidades que se nos presentan disfrazan el contenido de tales representaciones. Los jóvenes deberán prepararse mejor para un mundo extremadamente dinámico cuyo aprovechamiento está en que sean capaces de enfrentar dicha dinámica del cambio. Así sea. 

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

</