50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

 OSWALDO CASTILLO CARRANZA

 2018: LA LUCHA

Durante años hemos observado y atestiguado el desvío de los recursos federales, estatales, municipales y hasta de cada hogar que tenemos como vecinos. Como primera pregunta ¿qué son los desvíos de recursos monetarios, materiales y de todo tipo? Los desvíos son todos aquellos recursos de cualquier tipo que por causa distinta para lo que programado para su aplicación es usado, gastado, guardado en otra causa diferente y aplicado sin miramiento alguno. Y claro está que después de esta primera pregunta surjan otras. ¿Por qué se puede desviar un recurso y gastarse en otra cosa para la que no fue presupuestada? Y es exactamente esta pregunta que nos hemos hecho durante tanto tiempo. Nuestro sistema político está diseñado para usufructuar toda clase de recursos, existentes o no, pero que son adquiridos bajo estrictas normas de operación de los gobiernos federales, estatales y municipales. El desvío de esos recursos deviene de una violación a la ley de asignaciones y operaciones del gasto público que para tal circunstancia la nación entera requiere de tales recursos para operar mínimamente. El hecho es que la violación de gastar un recurso etiquetado para una cosa, que se gasta en otra, promueve invariablemente la corrupción del gasto y desde luego la impunidad de tal violación. La corrupción, porque promueve la ganancia en rubros que no están sostenidos programáticamente. Y la impunidad porque habiendo un estatuto, norma, sistema, procedimiento el desviador de tal recurso no se hace merecedor de la sanción de tal violación. Debemos configurar este asunto de la violación del gasto o del desvío de tal, en algo punible que desmotive los usos y costumbres de los políticos que ignoran las reglas de operación del gasto presupuestal. Habida cuenta de lo anterior, la justicia deberá arrimar al que trasgrede la norma el castigo correspondiente. Estamos en un hartazgo de ver cómo el sistema político y los servidores públicos hacen lo que les viene en gana, brincando las reglas de todo quehacer administrativo y financiero de los dineros de juan pueblo.

En verdad, la propuesta de Andrés Manuel en este asunto de las becas a los estudiantes y de las pensiones a adultos mayores con los dineros que se roban es un recurso que puede atemperar las desigualdades que existen en nuestra nación. Un recurso que debiera ser utilizado en el gasto social para paliar la pobreza y motivar al ciudadano a ejercer su civilidad de la mejor manera. La revisión de las reformas deberá dejar en claro que el dispendio existente hasta a la fecha por políticos que disponen de los dineros de juan pueblo, servirá para promover la inversión en las áreas estratégicas de la nación que otorgan seguridad y autosuficiencia y claro, soberanía a México. La pejemanía es un fenómeno que se endulza con el azúcar del hartazgo. Los tiempos se acortan y no veo que los otros candidatos levanten el ánimo por ellos, al contrario, entre más mal hablan de Andrés Manuel más levanta, y  el peje podrá llegar a ser presidente con una cantidad de votos envidiable e históricamente se colocará como la elección nunca antes vista en México. Estamos por ver un paradigma en competencia entrante con un paradigma saliente y agotado y seguro estoy que las cosas no serán iguales para la pléyade de políticos que actualmente niegan esa posibilidad. La historia ya está marcada, habremos de esperar solamente los tiempos en que seremos testigos de ella, y de allí en adelante el desvío será una cosa del pasado. Así sea.

24 de Febrero Día de la Bandera Mexicana.

“Cada 24 de febrero desde 1934-- año en que se aprobó la primera legislación sobre los símbolos patrios—se celebra en México el Día de la Bandera. En esta jornada se conmemora la proclamación del Plan de Iguala por Agustín de Iturbide, el 24 de febrero de 1821.”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com