Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Noviembre 2018 https://bit.ly/2zE76D0

Ernesto alcaraz vCOLUMNA VERTEBRAL
ERNESTO ALCARAZ VIEDAS

La demanda ciudadana es que los resultados electorales del próximo 1 de julio sean oportunos, e irnos a dormir sin la incertidumbre de quién ganó la elección presidencial. Un genuino sentido de generar estabilidad social, porque todos, estamos inmersos e interesados en el proceso. Los que votamos, desde luego, y los que no, para cuestionarlo. 

Por ello el INE quería un conteo rápido con la proyección certera del sentido de la votación general. Y un Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) que mostrara los resultados casilla por casilla lo más pronto posible, que los datos fluyeran con agilidad para  evitar los perdigones emocionales de rijosos y violentos, pero también de pacíficos interesados en los resultados electorales. 

Es sabido que desde 1995 los sufragios de las elecciones locales y federales, por ser elecciones concurrentes, se reciben en una casilla única. Y en 2018 se desarrollarán en 30 entidades federativas. En 9 de ellas se deberán contar los votos de seis elecciones diferentes, en 13 estados de cinco, y en 8 más, de cuatro votaciones. Es decir, se tienen que contar los votos de la elección presidencial, la de diputados federales y senadores, la de gobernador donde se realicen y la de alcaldes y diputados locales. 

La ley dice que los funcionarios de casilla deben realizar todos los escrutinios y cómputos de los votos que se hayan recibido en las casillas de las distintas elecciones, y al final, proceder a llenar cada una de las actas de escrutinio y cómputo correspondientes donde se confirman los resultados electorales de cada elección. O sea, para llenar el acta de Presidente tienen que esperar a que se terminen de contar las de senadores, diputados, gobernador, legisladores locales y ayuntamientos. 

Ya concluido el proceso trasladar los paquetes electorales a las sedes del INE o de los institutos locales.  Es hasta entonces, cuando son capturados por el PREP. Se computan y recuentan. Y en la medida en que se concluye el cómputo de una casilla, se suben a la página oficial los resultados obtenidos. 

¡Imagínese el tiempo a utilizar! Pues bien, el INE calcula para tal ejercicio cuatro horas y media. Es decir, hacia las 22:30 horas, entendiendo que la casilla se cierra a las 18:00 horas. ¿Y cuánto tiempo más para el traslado de los paquetes? Creen que 30 minutos.  Ante ello, el INE tomó un acuerdo. ¿Sabe cuál fue? 

Ahí le va. “Abrir las urnas de Presidente de la República antes del cómputo, para detectar si había boletas mal depositadas, independientemente del color distintivo de las urnas, y realizar el conteo”.  El propósito era, que a más tardar a las 11 de la noche, supiéramos los resultados del Conteo Rápido. Procedimiento similar se seguiría en los resultados de las elecciones federales de senadores y diputados federales, independientemente de las locales. Pero el Tribunal Electoral (TRIFE)  se le atravesó y dio al traste con tan noble propósito. Dijo que no. Que eso no está previsto en la ley. 

Los magistrados electorales dictaminaron violación a la norma, señalando “que el INE se excedía en sus atribuciones e invadía facultades del Congreso de la Unión al cambiar en su reglamento las disposiciones de ley. Que se vulneraban los principios de reserva de ley, de certeza y seguridad jurídica”. Ofreció más argumentos: “Que en el traslado de los paquetes por los funcionarios de casilla de manera diferenciada, quedarían sin firmar el acta del segundo escrutinio y cómputo. Es de entender, que los legisladores no visualizaron ni tiempos ni la ansiedad ciudadana por conocer pronto los resultados. 

Así entonces, la buena intención se “atoró” en la esfera de la legalidad. Y si así es, hay que acatarla. Pero se tendrá que buscar el o los mecanismos para que los cómputos sean ágiles y los resultados electorales sean del conocimiento oportuno de los electores. Que el principio constitucional de certeza, transparencia y certidumbre se asegure ante la incertidumbre que priva en la ciudadanía. Porque sin duda, y como nunca, el interés nacional estará en los resultados presidenciales. Queremos pasar una noche tranquila, no de insomnios y pesadillas. ¡Ojalá y encuentren una alternativa que no violente la ley y se cumpla, tan encomiable, como requerido propósito!