NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Este domingo 11 de febrero fue el fin de las precampañas electorales (intercampañas). Sin duda hemos vivido una barbarie nunca antes vista. Los detractores de los precandidatos se dieron el festín acostumbrado. Las redes sociales no descansaron y manifestaron sus inconformidades por cada uno de ellos. Estamos claro que las encuestas no reflejan tácitamente la voluntad del electorado y apenas podemos ver una tendencia que aún no puede ser tomada como definitiva.

También se puede observar que el promedio de 10 encuestas (Consulta, Parametría, Reforma, México Elige, GCE, GEA-ISA, Defoe-Spin, Buendia&Laredo, El Financiero y Mendoza Blanco Asociados), mantienen a Andrés Manuel López Obrador como el puntero y en un segundo lugar a Ricardo Anaya. Lo curioso en estos promedios es que ambos precandidatos, al parecer, se mantienen a la alza lo cual nos indica que hay un terreno por avanzar. La justa no es pareja y la suciedad rebasa los recipientes que la contienen. Debemos aprender que el juego de la democracia debe darse libremente y quien resulte vencedor, incorpore a los contendientes a formar parte de la histórica competencia que se hace cada 6 años. Claro, estoy pensando que todos queremos un México fuerte e independiente, un México competitivo y justo para los mexicanos, queremos vernos en la cúspide del desarrollo para todos y no para unos cuantos que tienen el privilegio de gobernar a esta nación. Estamos iniciando el siglo XXI y no veo la justicia por ninguna parte del mundo, todo parece que la riqueza es para el disfrute de unos cuantos poderosos que mantienen al mundo a sus pies. Nos hemos olvidado totalmente que somos una raza insustituible y que el mundo que habitamos se deteriora por muchas causas, pero principalmente por el egoísmo de los que más tienen. No dudo que existen personas ricas de espíritu y que desean lo mejor para todos, pero ellos no cuentan porque no tienen los medios para llegar a la cúspide del poder. También creo que la oscuridad penetra los corazones más sanos y los vuelve duros e indolentes, pero no sucede a todos los que abogan por el bienestar de las comunidades. Creo firmemente que el modelo actual de gobierno ya está agotado y que debemos refrescarlo con nuevas personas y nuevas ideas del hacer gubernamental. Ya nos dimos cuenta que aquellos que buscan la riqueza no pueden gobernar para todos, lo hacen para ellos mismos y para aquellos que solamente les aseguren sus empresas y mantienen sus riquezas a buen resguardo. México es una nación rica, tiene todo cuanto necesita para progresar pero nos empecinamos en destruirla y convertir todo en un páramo inservible.

Seguimos pensando de manera individual resolviendo nuestros propios problemas, olvidándonos que somos una colectividad donde todos ocupamos de todos. Seguramente de seguir apático e irresponsable, lo perderé todo y quizás cuando me dé cabal cuenta de ello sea demasiado tarde para revertir lo que está pasando en nuestro México. Debemos alejarnos de lo que más daño nos hace y es el miedo de cambiar lo que debe cambiarse. Se perfectamente que los intereses se interponen y que hemos construido un muro casi impenetrable formando una red todos aquellos que vivimos de nuestro trabajo y que no deseamos perderlo, pero a costa de qué lo mantengo; de la pobreza, de la mala distribución de la riqueza, de los desencuentros sociales y de la falta de oportunidades para todos. ¿Cuántos cerebros no se aprovechan? ¿Cuánta fuerza laboral se desperdicia? ¿Cuánta energía se tira por nada? El potencial de los mexicanos es infinito, como infinito es la energía limpia del sol. ¿Cuándo dejaremos de lado el interés personal y nos enfocaremos en el interés de la nación?, creo y siento que es el momento de hacer cambios beneficiosos y dejarnos de cosas que solamente hacen dividirnos todos los que estamos compartiendo nuestro territorio. Veamos por la juventud que es el tesoro que tenemos para el futuro y creo que lo estamos desperdiciando. Tu gobierno deja de enajenar a la población y dale incentivos para el progreso y no esos programas sociales que los mantiene esclavizados, ofréceles un modelo educativo que realmente sirva para el progreso del hombre y de quienes los rodean, no les des un programa idiotizante que vaya en detrimento de nuestro futuro. Enséñanos a hacer empresa y a prosperar por nuestras propias capacidades, destrezas y habilidades y no nos sentencies a trabajar con los carteles. Danos una nación libre y no sitiada por las fuerzas del estado, en un asunto de atemorizarnos para dejarte las manos libres. Así sea.

“277 días de la muerte de Javier Valdez Cárdenas”.

Protesta pacífica en la Fiscalía del Estado, 15 de febrero, 9:00 horas. Culiacán, Sinaloa. 9 meses de su muerte. Nueve meses de impunidad.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com