NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Abirl 2018 para descarga. https://bit.ly/2rtpTfv

JUAN ALFONSO MEJIAKRATOS
JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ

La esencia del debate educativo aún carece de fondo. Todo parece centrarse en un punto: “no a la evaluación”. El problema de inicio ha sido el planteamiento, visualizado en todo momento como un anhelo de regresar al pasado. Evitar a toda costa centrarse en los maestros como garantes del derecho a aprender y no como parte de “un botín”. Sin embargo, en esta discusión no queda claro el origen de la misma, la “razón íntima”, la cual debe ser en todo momento las y los niños y jóvenes en México. 

No se trata de un discurso político barato, ni de teoría o filosofía política, son los hechos los que lo confirman. Las autoridades educativas estatales necesitan tomar determinaciones rápidas y rigurosas ante el grave incumplimiento de la garantía constitucional al “máximo logro de aprendizaje” de las y los jóvenes del país, mandato plasmado en el Artículo Tercero de la Constitución mexicana.

Los resultados presentados demuestran que, del global de las y los jóvenes evaluados en junio de 2017, alrededor de 3 de cada 10 en Lengua y Comunicación y 6 de cada 10 en Matemáticas no han alcanzado el mínimo indispensable en los conocimientos y habilidades para el manejo de la información, reflexión y resolución de problemas previsto para este nivel educativo.

La evidencia también nos indica que el sistema educativo aún no permite que en las escuelas se supere el contexto. Las y los jóvenes que viven en situaciones de marginación (pobreza, contexto marginado, familias con niveles bajos de escolaridad) siguen aprendiendo menos que sus pares en situaciones más favorecidas. Lo que este sistema genera, año con año, no sólo es un ensanchamiento de las inequidades, sino que reproduce sistemáticamente generaciones heridas. 

De seguir por esta vía, tal y como el sistema educativo mexicano ha funcionado durante años, ¿hace de la escuela un mecanismo que genera oportunidades o las aniquila? La respuesta es sencilla y el agravio lo es, aun mayor; ¡¿por qué?! Tal parece que no entendemos, que no entendemos. 

Cambiar esta realidad exige un sistema educativo que aprenda, que comprenda que necesita del “ajuste”. Tres medidas que impulsen el logro de estas metas: primero, fortalecer una cultura no sólo de evaluación, sino también en la que aprendamos cómo utilizar los resultados que nos arroja el instrumento; mientras no tengamos información pública y puntual, será imposible entender con precisión y focalizar las políticas públicas. 

Segundo, la continuidad del monitoreo de los resultados debe estar garantizada, no sujeta a caprichos o intereses que rebasan el interés de las y los niños. Mientras la continuidad sea entorpecida, es difícil reorientar los esfuerzos de todos los agentes de cambio en el sistema, “les apagamos la luz”. 

Tercero, la escuela es el mecanismo por excelencia que millones de mexicanos poseen para una mejor “oportunidad” de vida. Los resultados de pruebas como PLANEA deben buscar el ajuste, para acompañar y orientar el esfuerzo de la comunidad escolar. 

Nos toca exigir y acompañar el derecho a aprender de las y los jóvenes de México, para la escuela pública cumpla su misión de justicia social. 

Casos como el de Sinaloa son paradigmáticos, por un lado, la mejora en sus resultados permite avanzar su posición en comparación con las demás entidades federativas pasando del lugar 26 al 14 en Lenguaje y Comunicación, y del 15 al 10 en Matemáticas. Sin embargo, la proporción de jóvenes que no adquieren los conocimientos que necesitan al finalizar la secundaria continúa siendo muy parecida a la de 2015, ¿qué mejoramos entonces? 

Peor aún, no se cuenta con evidencia suficiente para afirmar si la autoridad estatal conoce las causas que llevaron a mejores resultados o si estos se deben al esfuerzo individual de directores, maestros y alumnos a pesar del sistema educativo sinaloense. Así como se lee, el mérito y la experiencia personal… a pesar del sistema. 

Si no se tiene identificado claramente lo que funciona y lo que no, difícilmente se podrán usar los resultados de PLANEA para dejar de reproducir el más grave problema de exclusión, en donde, aunque las niñas, niños y jóvenes están incluidos en la escuela se encuentran excluidos del aprendizaje. Entonces, en Sinaloa ¿entendemos o no? 

Pronto, muy pronto, tendremos forma de dar respuesta a esta interrogante, al momento en que las autoridades en el estado nos anuncien qué acciones emprenderán a partir de estos resultados. 

Que así sea.

Director General de Mexicanos Primero

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@juanmejia_mzt