50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

De pronto el discurso de los que quieren llegar se torna agresivo contra la corrupción, los malos manejos presupuestales, los engaños de los funcionarios y del mal ejercicio del uso del poder. De pronto alguien les dio la anuencia que podían golpear al pesebre, hablar con libertad y esgrimir la espada de Damocles sin consecuencia alguna. Los vemos parados en tribunas arengando contra el origen de su propia “génesis”, esos que tuvieron mucho tiempo y muchas oportunidades de presumir que querían lo mejor para México y los mexicanos. 

Esos que de pronto son toda transparencia y un dechado de bondades que quieren para nosotros lo mejor que nunca antes habíamos sospechado tenerlas. 

Ahora son los salvadores de México y de nosotros los desprotegidos. Qué casualidad  y de pronto los héroes abundan por doquier. Que no nos engañen, siguen siendo los perros en las afueras de las carnicerías, los que no comparten mas que pesares, los que no te dan la mano mas que en tiempos de campaña. 

Alerta roja, estamos en el infierno haciendo campaña por el diablesco que quiere más poder y dinero que ninguna otra cosa y tú elector eres el artífice para lograrlo. 

Que no haya más engaños que nos hagan empeñar más nuestro futuro y el futuro de todos los tuyos. No más de aquello que nos postran como enfermos en la cama del hospital, esperando el veredicto de una enfermedad mortal. No más engaños, de esos que nos hacen daño, que lastiman el alma y nos sentencian a la inmortalidad fantasmal. Queremos ver la trasparencia, esa que presumen desde los puestos encumbrados para someter con engaños a todos los mexicanos. 

Queremos ver esas elecciones limpias que solo se presumen en los discursos de los más mentirosos. Queremos políticos limpios que se interesen por agrandar las economías familiares sin necesidad de cobrar más impuestos y sin llevarse las arcas de los municipios y ciudades. Queremos marchar por las calles solo en el día de la primavera o simplemente para saludar a la naturaleza. Queremos no fingir más, teniendo la seguridad que nuestros hijos regresarán a sus casas sin un rasguño más. Quizás es mucho pedir, pero estoy seguro que eso es lo queremos más. Hagamos todos las partes que nos correspondan hacer, y no dejemos nada sin pensar en lo que vendrá. No nos dejemos engañar más. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com