NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Abirl 2018 para descarga. https://bit.ly/2rtpTfv

AlfonsoAraujoALFONSO ARAUJO
HISTORIA DE DOS FERIAS

La Feria de Alimentos SIAL es una de las exhibiciones de alimentos más importantes del mundo, con ediciones en Francia, Alemania, Canadá y China (en Shanghai). Es un impresionante escaparate donde empresas pequeñas, medianas y grandes de todo el mundo se dan cita para mostrar sus productos en mercados internacionales. SIAL Shanghai, junto con Foodex Tokio, son las dos exhibiciones de alimentos y bebidas más importantes de Asia y por años México ha participado en ambas, con resultados bastante diferentes. Debido a esa historia, al parecer este mayo la presencia mexicana en SIAL ya no será lo que era antes: el espacio para participar se ha reducido, los apoyos han disminuido y sólo se permitirá la participación de asociaciones, no de empresas individuales. Veamos por qué.

Foodex Tokio siempre es un exitazo y México exporta casi mil millones de dólares al año en alimentos a Japón, incluyendo aguacates frescos y alimentos procesados. ¿Cómo es que llegamos a esto? La razón es que el mercado japonés es bastante sofisticado y está en constante búsqueda de cosas nuevas y sabores exóticos; los japoneses llegaron hace mucho tiempo a México y empezaron a llevarse cosas para allá. México ha realizado también algo de promoción en aquél país pero básicamente han sido los scouts japoneses que han hecho la labor, ya que la promoción de marcas en mercados extranjeeros es cara en extremo y muy pocas empresas mexicanas se atreven a hacerlo, sólo las grandes como Corona y Bimbo.

China es una historia muy diferente. Su mercado es sofisticado únicamente en tres o cuatro ciudades costeras (Beijing, Shanghai, Shenzhen, Hong Kong), donde todas las marcas del mundo hacen su cabeza de playa para luego extenderse al resto del país; un proceso increíblemente caro. Los compradores chinos han aceptado los aguacates y un par de frutos más, pero fuera de Corona y Mission Foods (Maseca), prácticamente no hay marcas. Quienes por 15 años han asistido a la feria SIAL han sido en general empresas pequeñas que no pasan por filtros adecuados y que llegan sin preparación y a veces hasta sin lista de precios. Los resultados, por supuesto, han sido decepcionantes y esto hace que Proméxico considere las acciones mencionadas. La estrategia más bien debería de ser desarrollar un programa de filtrado y de preparación de participantes adecuados, así como crear una plataforma conjunta que disminuyera los costos de entrada a China, que tiene un potencial enorme para alimentos mexicanos.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.