NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Julio 2018 para descarga. https://bit.ly/2ACM7TQ

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Octubre es un mes que debe recordarse siempre, como todos aquellos meses en que hemos sido testigos de masacres, violaciones, abusos, asesinatos. México debe sanar y para lograrlo deberemos primero reconocer que estamos enfermos. Si me preguntan qué ha cambiado de aquel entonces hasta hoy día, deberé reconocer que nada. Es cierto que somos más, pero no mejor. Es cierto que hay más instituciones, pero más pobreza. Es cierto que tenemos tecnología más avanzada, pero el hombre más primitivo. De aquel entonces en que el hombre pisó la luna, en la tierra nos distanciamos más. El cinismo en el político apenas se asomaba, hoy lo presumen. Ser corrupto en aquel entonces se ocultaba con cierta vergüenza, hoy alardean serlo. Los momentos o circunstancias de aquella masacre a lo que está ocurriendo hoy tienen un hilo conductor que se ha mantenido sin cambio alguno. Un ejército que actúa al mando del presidente y que sin conciencia social vimos los abusos y las muertes que mancharon el piso de sangre de nuestra nación. Hoy una Ley de Seguridad Interior que nos provoca y agrede en la parte más íntima de nuestro ser, que bajo una amenaza incierta nos quieren amedrentar para no tomar las calles y gritar con libertad. La CNDH sigue sin imponerse y dejando a un lado que los eventos sucedan uno tras otro. ¿Qué ha pasado en 50 años en México? El autoritarismo se ha recrudecido enmascarado por la élite en el poder y por las cofradías partidarias. En un asunto de total permisibilidad seguimos teniendo en la apariencia y en lo real un poder fáctico desmedido que emana de una dictadura perfecta. Y digo perfecta por que las instituciones que se han formado hasta la fecha son la comparsa de todos estos abusos y crímenes que se observan imparables al no haber ley que se imponga y restrinja la libre acción de los criminales que cohabitan en la nación entera. Una Ley de Seguridad Interior para amedrentar al ciudadano y seguirle atizando al fuego del abuso gubernamental. Una ley que se encuentra fuera de la lógica ciudadana y encuadrada en la anarquía gubernamental. Vivimos en un estado de excepción originado por las mismas autoridades, puesto que las amenazas a la nación provienen del mismo seno quien la produce. Las dictaduras empiezan por pretender controlar al ejército, llámese de tierra, aire o aguas para el caso es lo mismo. 50 años después y una corrupción imparable. El territorio nacional fragmentado por los intereses de muchos y la pasividad de muchos más. Un juan pueblo lleno de temores que conciben en la apariencia un paraíso terrenal como nación. Para millones de personas aquí no pasa nada y se confabulan con ellos mismos insistiendo que las cosas no pueden estar peor o si, si llega López Obrador, esa es la excusa de muchos. ¿Hasta cuándo cambiarán de opinión?, creo que hasta que la llama les queme su casa. La alienación está rindiendo frutos después de 90años de mal gobierno. 2 de octubre no se olvida y con ese día el dolor de miles de madres que aún esperan la llegada de sus hijos a sus casas. 50 años después y hoy tenemos a casi 30,000 muertes dolosas por año, sin sumarle los desaparecidos. 50 años después y la mitad de los gobernadores de la nación en plena huida por el saqueo a las arcas de la nación. 50 años después y hospedamos a uno de los hombres más rico del mundo. Una nación como México que pervive en la esperanza de la justicia, de la llegada de los tiempos justos en que las lágrimas no sea de dolor, sino de alegría. 50 años después y la memoria fresca como antaño y traída solo para recordarnos que México sin ti, contigo o tu al lado o detrás o delante cambiará, nos guste o no. Así sea. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com