NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Julio 2018 para descarga. https://bit.ly/2ACM7TQ

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA LUCHA

Para muchos el significado de contestatario deriva a un ser violento. Un personaje que se opone al sistema de cosas que lo gobierna o que lo somete a un régimen autoritario. En los tiempos de un alto control social de los sujetos que habitan un país por personajes que emanan de luchas armadas, el ser contestatario es parte de la formación del sujeto. Del mismo modo cuando dicho sujeto se encuentra encarcelado u oprimido por las fuerzas de control de sistemas anárquicos, dictaduras o cualquier parecido a estos sistemas. Un país como el nuestro que se jacta de ser democrático, no puede ni debe negar las distintas corrientes idealistas que puedan contravenir a las fuerzas que ya ostentan el poder, sea la forma como se haya alcanzado dicho poder, pero que presumen de ser democráticos. Un país que se disfraza en la democracia, pero que gobierna bajo la amenaza, el castigo, las desapariciones forzadas, el asesinato de periodistas, con engaños y fraudes con que los políticos se evidencian por un claro enriquecimiento ilícito e inexplicable, y que la acción de quienes se encuentran en la cúpula de este sistema obedecen más al interés personal y grupal y descuidan el bien mayor, que es la nación, entonces ser contestatario en este sistema se corre un riesgo inminente que puede acabar con la desaparición del sujeto, en cuestión de segundos. Las redes sociales finalmente cobijan a muchos de estos personajes llamados contestatarios, que sin dar la cara para una adecuada discusión directa, operan en lo oculto para desestabilizar con información cierta, alterada o falsa que evita el claro conocimiento de los personajes en cuestión. En la red y su contenido, la letra publicada en ellas, las críticas, los reclamos, las desafiantes protestas, las injurias, los enojos, las inconformidades, más que mal para el sistema gobernante, le es un beneficio. Atemperar las inconformidades ayuda al sistema a que no explote y siga manteniéndose el estado de cosas que hasta ahora hay, con la diferencia de que muchos de esos que se encuentran en la red cobran conciencia de una realidad alterada por los Mass Media. De lo anterior podemos entender que la acción debe ir más allá de una mera protesta, tomar las decisiones más acertadas posibles y eso implica corresponder al pensamiento con la acción misma. Un ser contestatario tiene como propiedad el ser o tener una actitud contestataria, pertenecer a un movimiento contestatario y tener una conciencia contestataria. Polemizar, protestar de manera pacífica es lo ideal, lo contrario sería con la violencia. La violencia no repara el daño sino que lo agranda. La organización de masas para operar acciones inteligentes sin recurrir a la violencia es lo más acertado. Algunas veces el sistema no entiende de esto y es entonces cuando la represalia por parte del estado se da. Cuando el estado enfila a las fuerzas armadas en contra del ciudadano, entonces se pierde una de las grandes oportunidades para mejorar y el estado de derecho se va al traste. El fascismo se instala como único medio de control social. A nadie le beneficia un sistema totalitario, esos quedaron en el pasado. La apertura comercial globalizada tiende a ser fascista por el enorme contenido de un control totalitario por los países hegemónicos, por ello habremos de revisar minuciosamente el TLCAN. Al menos cuando el sistema se colige en función de un beneficio general para enaltecer las capacidades de todos los habitantes del país, es cuando decimos, tanto es cuanto. No nos vayamos con la finta de cuanto recibimos en la red, la teoría del miedo ya empezó a trabajar y el objetivo de ella es despertar el temor que llevas dentro de ti. Recuerda que todo lo que ves fuera del país, aquí en México lo tenemos 20 veces más. Habremos de hacer conciencia y tomar las medidas necesarias para no caer en esos miedos que te inculcaron hace mucho tiempo. Hoy el ser contestatario está más en las generaciones que se formaron en los 70´s puesto que en ellas se sembró la lucha por tener un sistema justo y equilibrado, sin corrupción ni latrocinio por las autoridades gubernamentales. Si eres honesto y logras desvestirte de tus intereses personales y revisas el pasado de nuestra nación, darás cuenta de un sistema podrido e inoperante, tienes la oportunidad de repensar las cosas y decidir por ti mismo. Así sea       

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com