NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Abirl 2018 para descarga. https://bit.ly/2rtpTfv

OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS
OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA
2018: LA LUCHA

Seguramente no te habrás percatado en tu caminar rumbo a tu casa, a la escuela, al trabajo, al centro comercial, a las tortillas, al cine, al restaurante, al oxxo, o simplemente cuando andas en tu casa, sentir descalzo el piso como parte de ti, sentir la seguridad y la firmeza de mis pasos al saberme que el piso que piso, me pertenece de antemano. Esa sensación de vivir en el terruño de uno, nos hace más seguros, más confiados de que nadie te lo quitará, mucho menos de pedírtelo prestado. El vecino de al lado, ese el de la bandera de estrellas, ha de pensar que nuestros connacionales se van para allá porque les gusta el piso de ellos, o porque les gusta la comida o los carros hechos en USA. No te equivoques mi estimado lector, nuestra gente se va para allá porque aquí no tiene sueño que soñar, o una ilusión que vivir. Mucho menos un porvenir que le asegure que sus hijos tendrán lo que ellos nunca tuvieron. La tierra es entonces ese olor a mojado, que nos remonta a un pasado en el que luchamos para tener un porvenir asegurado. Esa tierra que defendemos, que nos da el alimento a diario, y que subsistimos gracias al trabajo de los mexicanos. Esta es la tierra que pisamos, y que guarda en cada grano la historia de nosotros, los mexicanos.  La tierra por la luchamos y un Zapata que diera su vida para que tuviésemos la tierra que hoy pisamos. Ya viejo, seguro estoy que volveré mis atenciones a recordar aquella tierra que cobijó mis sueños, y que me hizo ser un niño que soñó con la historia de México y con sus héroes. Tierra y libertad, dupla de palabras que guardan las amenazas de una lucha y cuyas tierras fueron regadas con la sangre de los mexicanos. Sí, es este el piso que pisamos, en el que correteamos siendo niños y caminamos ya ancianos. Es este piso que pisamos todos los mexicanos, y que debemos sentirnos orgullosos por tener a alguien que lucha para conservarlo. México es y será el terruño de todos los mexicanos, que cuando no pisas el piso donde naciste, las lágrimas corren por tus mejillas, deseando estar donde tus recuerdos se encuentran enterrados. No te olvides paisano, que este es el piso, México, donde pisamos los mexicanos. Así sea.       

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com