50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

manuel cardenas fonsecaMANUEL CÁRDENAS FONSECA

En el PRI del Estado laico, que tanto se presume el “juarismo”, tal parece que la creatividad, la imaginación y las buenas propuestas no están presentes en muchos de los equipos de campaña de los “precandidatos” a la presidencia de la República en México. En un afán de posicionarse entre los votantes “a como dé lugar” se ponen en boca de los candidatos, lemas y frases ya desgastadas, que han  sido usadas hasta el hartazgo por figuras políticas de todo el mundo, incluidos políticos mexicanos de reputación cuestionable, como promesa y esperanza redentora que nunca se cumplió.

Recientemente el candidato de la coalición PRI-PVEM-PANAL, tuvo la desafortunada ocurrencia de utilizar en su mensaje de navidad y de fin de año, la frase “lo mejor está por venir”, que además ya incorporó a sus redes sociales ( #LoMejorEstáPorVenir ), la cual ha sido usada como lema de campaña por candidatos presidenciales de los Estados Unidos en diversas ocasiones, así como por candidatos a diversos cargos en Puerto Rico y Colombia, y por supuesto, por políticos mexicanos de distintas afiliaciones partidistas, que no podrían dejar pasar la oportunidad de copiar lemas de campaña del “primer mundo”, con los que se sentirían modernos y propositivos, o bien, cincelados por el pensamiento norteamericano que obliga hablar de “Dios” hasta en la rendición de protesta o al juramentar ante la autoridad jurisdiccional, pero aquí somos un Estado laico 

Vaya con esa necedad de nuestros políticos de buscar parecerse a nuestros vecinos del norte, como si eso los hiciera mejores, desconociendo nuestra historia, nuestras tradiciones y nuestra cultura mexicana. Como lo dijeron los “gringos” y funcionó, seguramente es bueno y funcionará en México. Qué pobre criterio y qué poca creatividad de los publicistas y mercadólogos políticos y qué falta de perspicacia de nuestros aspirantes presidenciales.

No extraña que en los Estados Unidos, que es una sociedad mayoritariamente protestante, un slogan como “lo mejor está por venir” tenga impacto y significado para su población. Esta es una frase utilizada por agrupaciones cristianas con la esperanza puesta en el más allá, y también es común encontrarla en las pláticas motivacionales, de desarrollo humano y de superación personal. A fin de cuentas es una frase que se funda en el “rayito de esperanza”.

Los políticos norteamericanos, han hecho uso de esta frase particularmente en sus procesos de reelección, cuando han sentido que su gobierno tiene un amplio apoyo social. Hasta donde recuerdo el primer candidato presidencial de los Estados Unidos que utilizó está fase en campaña fue Bill Clinton en 1996 durante su proceso de reelección y mucha de su propaganda política se podía leer “The best is yet to come” (si quieren comprar el pin busquen en www.ebay.com/itm/Bill-Clinton-Presidential-Campaign-The-Best-Is-Yet-To-Come-131173200929). El mismo lema fue también usado por el político norteamericano Ron Paul que ha sido candidato a la presidencia del vecino país en tres ocasiones, por el partido Libertario y por el Republicano.

Pero quizá lo que más recordemos es el discurso de la victoria en la reelección de 2012 de Barack Obama cuando señaló “we know in our hearts that for the United States of America, the best is yet to come.” (“sabemos en nuestros corazones que para los Estados Unidos, lo mejor está por venir”). Y vaya que así nos fue con ese señor (de la patada).

En Puerto Rico, Pedro Roselló quien fue gobernador, también utilizó en los noventas como lema de campaña de reelección “lo mejor está por venir”, aunque se le acusara de corrupción. De igual forma, esta frase la han utilizado como slogan de campaña,  candidatos a alcaldes en Colombia como Gabriel García Cohen y hasta en España.

Claro que en México no nos podíamos quedar atrás y ésta ha sido una frase muy socorrida entre políticos de diverso cuño, intentando generar expectativas futuras de bienestar entre los votantes, aunque la realidad les hable de desesperanza.  Entre los que recuerdo que han usado esta frase y sus variaciones está el ex gobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán y lo que él personifique, en uno de sus informes de gobierno señalando “vamos bien, viene lo mejor” y también lo ha usado el actual gobernador de ese estado Miguel Ángel Yunes, con su misma fama pública y en el mismo estado.

FILIPENSES 4:13. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”; “Si caes es para levantarte, si te levantas es para seguir, si sigues es para llegar a donde quieres ir y si llegas es para saber que lo mejor está por venir” (https://candidmanmx.wordpress.com/2015/12/12/), nomás falta “Adelante Dios está contigo”.

Sin duda, Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla, es el que más ha intentado hacer de esta frase su sello distintivo y la utiliza tanto cuando fue senador como candidato a la gubernatura de su estado.

Me queda claro que muchos de los asesores de campaña y publicistas de los políticos si de algo carecen es de imaginación y si algo desconocen es el sentido del lenguaje en México. Con esta ignorancia hacen “un flaco favor” a sus clientes y los exponen al ridículo público.

Todos parecen ignorar que en nuestro país tendemos mucho a hacer un uso negativo del lenguaje y que cuando decimos “y aún falta lo mero bueno” nos referimos a que la cosa se va a poner peor, no a que va a mejorar. Vaya, recordando el sabio comentario que me dio un letrado en estas lides de contiendas electorales cuando desde el propio PRI y yo como candidato a diputado federal del mismo estaba siendo negociado para que perdiera y los más altos jerarcas del PRI vendían mi derrota que un día me dijo: Manuel, “te tengo una buena y una mala, cuál quieres primero”, le contesté: “la mala”, me dijo: “bueno, la mala es que está de la chingada, y, la buena, es que se va a poner peor”. Y claro que lo escuché y gané muy a pesar de los entonces Presidente y Secretario General del PRI y Gobernador y Secretario General de Gobierno de Sinaloa (del PRI también). Es decir, si con el gobierno actual están así las cosas, la gente piensa que con ese slogan (lo mejor está por venir) se pondrán peor., o bien, es una burla al estado laico y a la fe.

Del candidato de Por México al Frente, ni qué decir, porque creo que aún no encuentra una frase que lo identifique quizá porque aún no tiene nada que proponer y en el discurso del cambio, que lleva más de dos décadas en nuestro país, así como en la fijación de combate a la corrupción, pareciera decir “allá va el ratero”, si bien aún no identifica la ruta a seguir, trata de posicionar programas pilotos de economías muy diferentes en su estructura y en su legalidad a la de México y va por identificarse con los partidos aliados en un pragmatismo digno de reconocer.

Lo que sí debo reconocer es el ingenio y el entendimiento de lo mexicano del candidato presidencial de Morena que con el “Amlodipino” (le sugiero buscar este medicamento) por un lado habla de que AMLO va a los pinos y por el otro, se los receta a sus contendientes para que no mueran de infarto, dando la nota que gusta a los mexicanos. Y fijó la agenda y lo sigue haciendo

Yo les pediría a todos los candidatos que se dejen de inventar frases y pasen a plantear propuestas concretas y viables que nos beneficien a todos los mexicanos. Igual será cuando “legalmente ya sean candidatos y esté la campaña a la presidencia”. No sé por qué pero no dejo de ser optimista.

¿Será que Presidente gana campaña y candidato la pierde si no sabe ser candidato? Digo, por aquello de que un dealer no juega a una sola carta.

¡Muchas gracias y sean felices!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf