NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Enero 2018 para descarga. http://bit.ly/2DVP9nH

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

ARTURO SANTAMARIA

¿Cuánto aportan los candidatos presidenciales a las candidaturas locales? ¿Cuánto suman los candidatos locales a los presidenciales?

No hay una norma única en la dinámica electoral, no hay siempre el mismo comportamiento de los electores, pero sí podemos afirmar que en algunos casos de elecciones federales, un candidato presidencial influyó a la baja en las propuestas sinaloenses- Madrazo en 2016, por ejemplo- y otro, López Obrador, impactó al alza tanto en 2006 como en 2012 en varios de los municipios de nuestro estado.

En el caso de López Obrador es difícil comprobar que los candidatos locales le hayan aportado algo porque él, como propuesta presidencial, obtuvo más votos que la mayoría de ellos.

Y, por el contrario, los candidatos locales del PRI en la mayoría de los casos obtuvieron más votos que Madrazo.

Con pocas excepciones, como en el antiguo Distrito Federal, ahora llamado Ciudad de México, donde Mancera en 2012 obtuvo más votos que el Peje y ganó abrumadoramente la elección, el tabasqueño tuvo un promedio de votación más alto que los candidatos a diputados o senadores de los diferentes estados de la República. Y en gran medida, gracias a López Obrador, el PRD ganó un buen número de asientos en las cámaras alta y baja del Poder Legislativo Federal.

Esto quiere decir que Andrés Manuel es una oferta electoral mucho más fuerte que los partidos que lo han postulado; antes PRD y ahora Morena. Y que el PRI es un partido más fuerte en algunos estados del País que su candidato presidencial. También podemos afirmar que López Obrador normalmente jala para arriba al partido y a sus candidatos estatales y/o locales. Por el contrario, el PRI si tiene un candidato de bajo impacto, como Roberto Madrazo en 2006, y ahora en 2018, José Antonio Meade, lo arrastra hacia abajo.

El impacto positivo o negativo de un candidato presidencial en el PAN parece ser menor que lo que ha sido en el PRI o en el PRD, y ahora en Morena. El blanquiazul, por lo menos en el pasado -quien sabe ahora con tantas fracturas y un candidato autoritario y excluyente como Anaya- era un partido con estructuras más sólidas y equilibradas a nivel estatal y municipal, lo cual le permitía aportar desde las localidades a la propuesta presidencial.

Lo sorprendente en el caso de Sinaloa, en el proceso electoral en curso, es que el Peje parece ir más adelante en las encuestas que en las dos elecciones presidenciales anteriores, cuando Morena se creó recientemente y en las elecciones locales de 2016 tuvo una modestísima votación, muy por abajo del PRI, PAN y PAS. Es decir, en 2018 el político tabasqueño parece estar más fuerte que nunca en Sinaloa, por lo menos hasta el momento. Y eso, sin duda, eleva las posibilidades de triunfos locales.

En cambio es muy probable que el pésimo desempeño del gobierno de Peña Nieto, máxime en un contexto de bajo crecimiento económico, inflación, devaluación del peso, creciente inseguridad y corrupción, y la anodina candidatura de Meade, afecte negativamente las candidaturas locales del PRI tanto en Sinaloa como en otros estados.

Puede decirse que el PRI sinaloense, si partimos del triunfo de Quirino, es uno de los menos dañados a nivel nacional y que tal condición lo podría proteger de salir menos golpeado en 2018; pero tal conjetura, para cumplirse, dependerá mucho del atractivo de sus candidatos; aunque el tricolor confía más en sus estructuras, el dinero y, por supuesto, del poder que emana del Sexto Piso.

El PAN sinaloense está depositando sus esperanzas en la votación que le pueda aportar el PAS para obtener una alta votación a favor de Anaya y agenciarse triunfos locales. El PRD no agregará prácticamente nada a la coalición que encabezan los albiazules. Aunque habrá que esperar algunas semanas para ver si la capacidad para el debate y la agresividad con la que actúa Anaya le reditúa a las candidaturas locales de su coalición.

Morena en Sinaloa no puede estar confiado en los números optimistas que hasta el momento les ha atraído el Peje. Los candidatos locales tendrán que aportar lo suyo tanto para la candidatura presidencial como para sus aspiraciones personales y partidarias.

Por lo pronto, según las 10 encuestadoras reconocidas por el IFE, el Peje marcha muy adelante en las encuestas. Una vez que se conozcan las candidaturas locales y se conozcan los números con esta variable ya veremos cómo se combina la nacional con lo local.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.