NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Julio 2018 para descarga. https://bit.ly/2ACM7TQ

ALFONSO ARAUJO

AlfonsoAraujo

LA NUEVA NAO

Quizá lo mejor sea empezar un poco más atrás y darle contexto a esa frase. Hay una delegación china que está visitando México conmigo en estos días; su interés principal es explorar oportunidades de cooperación en proyectos tecnológicos. 

Para esto, hemos armado un plan de visitas en varias ciudades con empresarios, universidades e instituciones de gobierno. Una de nuestras primeras actividades nos llevó a visitar el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PITT) en Monterrey.

En su sitio en línea, el PIIT, que es una de las estrategias del proyecto “Nuevo León: Impulsando la Economía y Sociedad del Conocimiento”, está definido como un lugar de 110 hectáreas de infraestructura de clase mundial, en donde “se espera que en el mediano plazo se consolide como el núcleo del ecosistema regional de innovación donde no sólo se trabaje, sino que confluyan los recursos financieros, el equipamiento urbano, la infraestructura científica, tecnológica, de esparcimiento y adecuada para la convivencia, que permita su evolución a una tecnópolis y posteriormente, a una ciudad de ciencia e innovación que revitalice las áreas urbanas e industriales de la región…y que tiene entre sus objetivos a largo plazo aumentar el PIB per cápita en el estado, mediante la transformación de una industria basada en la manufactura a una industria basada en el conocimiento, además de fomentar la cultura de la innovación y el emprendimiento de alto valor agregado”.

Hay ya 30 instituciones y se espera que para el 2025 lleguen a 50.

Todo eso está muy bien y la delegación china se impresionó como debía de hacerlo con la atractiva arquitectura moderna de los edificios y con las presentaciones multimedia de algunas de las empresas residentes. 

Pero después de un rato empezaron las preguntas: ¿dónde comen? ¿Dónde van a comprar cosas? ¿A divertirse? ¿A dormir? La respuesta en todos los casos: en Apodaca, a 10 kilómetros de distancia.

Se quedaron confusos. En China hay docenas de parques industriales y de desarrollo, que también son subsidiados por el gobierno. Pero en todos ellos, en la etapa de planeación se incluyen departamentos para los investigadores, centros de recreación, restaurantes y supermercados, bicicletas compartidas y sí, salones de masaje de pies. 

Esto es: se piensa como dice la definición del PIIT, en un real ecosistema, una comunidad en la que se pueda vivir. No en un lugar en el que los investigadores sigan sintiendo su aislamiento de la sociedad.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.