NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica - Mayo 2018 para descarga. https://bit.ly/2xBoHNf

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

Del negro al café y no es albur, simplemente para aquellos que acostumbran a tomárselo negro, el café adquiere un sabor agrio que para quitárselo algunos le ponemos leche o crema caliente. De gustos a gustos, con endulzante o sin él. Los cierto es que tomar café o té se ha convertido en una costumbre muy del sur de México y del norte, más allá de la frontera. De lo anterior es que observamos ya como una realidad los café por doquier. Los hay de diferentes costos y sabores según la mezcla de café que promuevan. Debemos agradecerles a los Chic´s la promoción del café por aquello años de los 80´s, cuando pagábamos por uno de ellos $2.50 por servicio y te tomabas las tazas que quisieras. A partir de que los grupos de sexalescentes empezaron a manifestarse, los cafés se han convertido en receptáculos de chorchas y mitotes donde el recreo se lleva a cabo con exquisitas comidas, al gusto de cualquier paladar. El café será la excusa para una posible reunión de encuentros amistosos y desayunos amorosos. La excitación de los parroquianos a la ingesta de café es por demás visible y escuchable, pues conforme la ingesta aumenta la algarabía también. El café acerca a los políticos, a los maestros, a jóvenes, a los de cualquier edad, a los que tienen de qué platicar y a los que quieren escuchar, a los enamorados que prontamente establecen relaciones con las servidoras, a las coquetas y coquetos, a los presumidos de los gym, a los que hacen negocios y a los que se convierten en negocios de otros, a los platicadores de historias y a los creadores de esas historias, a los catárticos de los grupos de doble A o a las mujeres de Al-Anón, a los evangelistas y a las presas de ellos, en fin, el café es un centro de atención al cliente que sin saberlo los somos de unos y de otros, y lo descubrimos cuando ya no podemos hacer nada. Pero mire usted, llegamos al café bañaditos y perfumaditos, lo que significa que hay un interés grande en la visita a esos lugares, vemos a persona de interés social, económico, cultural, político, tecnológico, y cada una de ellas se representa por lo que es, si es estudiante, maestro, profesor, político, empresario, médico, sociólogo, entonces el café se convierte en un anfiteatro de la enseñanza, los temas son variados y de mucha relevancia, las discusiones son en veces por demás interesantes. Hay literatos, pensadores, filósofos, y desde luego abogados, esos nunca faltan. La recreación de los espíritus libres, es por demás importante, el descubrimiento de nuevas fuentes del pensamiento nos lleva a redimensionar el mundo que vivimos, un tanto más alejados de la ignorancia común, y un poco más cercanos a la verdad que compromete. Sin mucha crema por favor. Así sea.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com