NO ROBAR, NO MENTIR, NO TRAICIONAR. **** Ya está disponible la Revista Didáktica Agosto 2018 para descarga. https://bit.ly/2wDgMLA ****

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

La razón por la que ciertos personajes puedan asistir a reuniones que son invitados, pero a la vez no deseados, es que guardan en secreto lo que ellos ya saben. La complicidad mantiene en estrecha armonía los rasgos propios de una pléyade de similares donde el que no cae, resbala. Hablar en esos casos de vergüenza, es prácticamente hacerse un haraquiri sin necesidad de llegar al extremo. Carero, diría otro cuando el costo de sus servicios rebasa lo acostumbrado a pagar. Podemos tocar los puntos extremos hasta unirlos, pero de nada nos sirve en política pues la cobija cuando es pequeña o no alcanza para todos simplemente se jala. Guardar distancia entre un gobierno vapuleado, sin llegar al extremo de ver la sangre correr, y el que apenas comienza, es sano, pues aunque no se vislumbre diferencias entre uno y otro, debe haberlas. Sin duda que hemos llegado al punto de tomarnos todo frío, para no correr el riesgo de quemarnos la lengua. Diría uno de los diputados, escupir pa’ rriba lo único que pueda pasar en que nos caiga encima. Pudiéramos tratar de explicar este momento que estamos viviendo, donde el compromiso moral y ético se convirtieron en piedras pesadas que nadie quiere cargar. La denuncia de todo aquello que desgasta la tolerancia y agrede fuertemente los valores con los que fuimos educados siendo apenas niños, con el silencio, no imaginamos el grado de deterioro que eso nos iba a causar. De manera simplista podemos inferir que todo eso fue un proceso estratégico bien pensado. No en vano el reparto de los dineros de los programas de gobierno que llevaban a la ciudadanía a vivir imaginarios fuera de toda lógica. Toda es crítica del populismo, del gobierno de Chávez, el de Maduro, cuya pretensión es que agrandemos los miedos ya dentro de nosotros y manipulados por el mismo sistema desde quien sabe cuántos años antes y que hoy en el 2018 el botón de esa flor pretende reventar. Intentar que el sistema actual se auto regulará, es ser ilusos, pues la trampa fue colocada muchos años antes. Mantener el Status Quo (la forma actual de vivir) nos evita la disociación de nuestra forma de pensar. El esfuerzo por plantearnos una forma diferente de subsistencia nos lleva a querer romper con ese Status Quo para lo cual no estoy preparado, mucho menos la nación entera. Habida cuenta de lo anterior, debemos entender que ya no es posible replantearnos la modificación del modelo político, éste ya no tiene remedio, debemos desecharlo, como se desecha cualquier cosa que ha llegado al final de su vida útil. Entonces seguir siendo cómplices por dejadez, por apatía, por importamadrismo, no es lo mismo que ser cómplices por incompetentes, por ignorantes, por incapaces, los primeros lo son sabiendo que se está saqueando al país, los segundos porque renunciaron hace mucho a ser ciudadanos activos y comprometidos y prefirieron meter la cabeza en cualquier hoyo donde no pudieran mirar lo que pasa a su alrededor. Y es que muchos dirán hasta el cansancio, “no pasa nada”, y allí radica su falta de compromiso con él mismo y con los demás. No ver realmente lo que pasa, es estar completamente alienado por el mismo sistema. Si la Ley de Seguridad Interior se hace una realidad, entonces bienvenida, ya habrá tiempo, y creo que mucho, de podernos arrepentir por lo que hemos dejado hacer a los que no te quieren, mas que a tu dinero. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com