Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

Para muchos, los nietos son esa extensión de los hijos de viva imagen de una genética que en veces prodigamos y otras maldecimos. Las figuras del nieto y del abuelo han cobrado verdadera importancia en estos tiempos tan dinámicos en que todo se mira de forma fugaz. Nietos modernos que se entretienen con tecnología de punta apartando las tradiciones de los juegos de contacto humano. El mundo virtual se instaló como aquella vieja televisión en los años 60´s, que siendo niño me tocó disfrutar en grupos. Sin menospreciar los tiempos actuales ni tampoco sin darle un valor que no tiene, la modernidad nos ha llevado a lidiar con lo desconocido, y lo desconocido para nosotros es en gran medida los grandes retos para entender a esta generación de la pantalla touch o táctil. Los abuelos de hoy pertenecemos a una generación activa y productiva, además de ser proactivos. Nuestra actuación como abuelos ha distado mucho de ser como antaño, aquella en que el retiro de la acción y el postramiento a una mecedora quedó en el olvido. Los abuelos de hoy compartimos mucho de lo que logró nuestra generación principalmente esas ganas de vivir socialmente. Los nietos han llegado un poco a detener esa grandiosa visión que tenemos actualmente; aprovechar cada instante de nuestra vida enmarcándonos en la utilidad de nuestra existencia. Lo anterior obedece al escaso contacto de los hijos con sus hijos. Efectivamente los tiempos modernos no han dejado de impactar a las generaciones emergentes obligándolos a tener empleos de doble turno. Los nietos, en tanto que viven en guarderías o en escuelas de horarios extendidos, los abuelos pasan a formar activamente al cuidado y protección de los nietos. La figura del abuelo está suplantando a la figura de los padres, ocasionando con ello el desencajamiento de la categoría principal de ser abuelo y ser padre. Los vasos comunicantes se construyen en los extremos o sea del nieto al abuelo, creando una relación un poco más distendida. Los nietos aprenden a ver el mundo desde la óptica de los abuelos, ocasionando con ello que los nietos construyan también un mundo más sofisticado aprendiendo del abuelo las herramientas más útiles que les proporcionaran a sus hijos. Así que, si vas a entablar una conversación con algún nieto, prepárate a responder preguntas que nunca imaginaste que algún menor pudiera hacerte. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com