Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

Para nadie es novedad que los desayunos conllevan a cargar de energía positiva y cuando se hace con las personas amadas, la energía es aún mayor. Compartir los alimentos acompañados con una humeante taza de café tiene una gratificación para el cuerpo, la mente y el espíritu. Lo amoroso está cuando las personas que te acompañan rinden tributo a la armonía y a la sintonización de fuerzas que poco entendemos y difícil de explicarlo, lo cierto es que cuando te ves con alguien para desayunar desde un día antes te embriagas de placer. Los desayunos amorosos tienen fuertes implicaciones para disfrutar el resto del día. Los hay aquellos que compartes con tu pareja, con tu novia, con tus hijos, con tus compañeros de escuela, con tus vecinos, con tus colegas, en fin, todo con la intención de pasar un momento amoroso recordando aquellos instantes que pensábamos ya habían quedado en ese pasado olvidado y algunas veces no recordado. Los desayunos amorosos nos transportan a las vivencias llenas de travesuras y arbitrariedades, que al recordarlas, recuerdas también la complicidad que tuviste con tus amigos en aquellos hermosos tiempos. Los desayunos amorosos son aquellos que ratificas con la alegría en tus labios y la fiel sonrisa con un poco más de marcas que definen los tiempos pasados. Aquellos que recuerdas los espacios vacíos por aquellos ya idos y que en conjunto los traemos de vuelta para que estén de nuevo con nosotros. ¡Oh! Esos desayunos amorosos que de pronto te das cuenta de la fluidez de tu vivir y de un tiempo ya ido. Caras con la impronta del tiempo y que sólo el recuerdo se hace joven, más no la piel que marca los tiempos. Si, esos desayunos amorosos que nos hacen vivir de nuevo sin pretender alargarlos más que lo que nuestros cuerpos puedan aguantar. Vienen pues esos desayunos que nos transportan a vivir de nuevo momentos de intensa alegría. Que vengan pues esos desayunos amorosos. Así sea.   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com