Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

La era moderna opera con sofisticados sistemas informáticos. Creo que no hay en este momento alguna empresa que siga operando con los sistemas administrativos alejados de la informática. Aquellos formatos que se utilizaban de manera diaria para luego ser vaciados en otros formatos que presumían la información semanalmente, luego entonces mensuales, bimestrales, semestrales y anuales. Todo un ejercicio administrativo que nos llevaba a ordenar la información en la forma como más la necesitábamos. Los sistemas administrativos fueron originalmente diseñados para conservar de manera ordenada la información que se generaba en la organización. Tal era la ordenanza de esa información que cuando el directivo ocupaba algún dato, a bote pronto ya se estaba buscando en los compendios de la información generada, información sistematizada de manera administrativa y no informática. La tecnología de la información computarizada se empezó a introducir en organizaciones grandes debido a que las nóminas ya lo requerían. Empresas como PEMEX, CFE, SEP, SHCP, etcétera, de pronto demandaban equipos con mayor capacidad para el cálculo de sus nóminas de pagos. Para los 80’s los equipos personales de escritorio empezaron a moverse pero a otro rango de uso, las micro empresas o pequeños negocios y tiendas departamentales, dieron sus primeros recibos impresos de manera serial en máquinas de escritura electrónica. Las instituciones educativas incluyeron en sus carreras la de informática, sistemas computacionales, lenguajes como el Fortran IV, Cobol, Basic. Llegaron los ambientes integradores con comando integrados facilitando el uso de un software que auxiliaba de manera efectiva los quehaceres mínimos y hasta se podía desarrollar programas con ellos. La tecnología daba sus primeros pasos a un público exigente que deseaba remediar sus problemas de producción o productividad con sólo pulsar un botón del teclado de su máquina, esa creencia fue generalizada y fue cuando todo mundo deseaba tener una micro en su negocio. La demanda de profesionistas de la informática fue grande pues los diseños programáticos eran a la medida de la necesidad del negocio en cuestión. Con Dbase III pequeños negocios administraban bases de datos que ayudaban a resolver problemas pequeños y medianos. Los listados de alumnos en las escuelas se procesaban en estos sistemas. Como todo iba viento en popa y las necesidades iban creciendo los sistemas empezaban a conflictuarse hasta que la máquina se atoraba y la manera de resolver ese problema era reseteando la computadora para reiniciar el sistema. Indicador que te decía que ya era hora de cambiar o hacerle una modificación al programa o de cambiar el equipo por otro más moderno. Así que estamos en los tiempos de resetear a México y cambiar esos viejos sistemas que nos han controlado por mucho tiempo. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com